La noche estaba por llegar a la #cineteca nacional y el brillo de la luna lo portaba la cantante argentina Loli Molina en su suéter color gris. "Mis ojos son piedras que se hunden", canta para abrir el concierto de A Love Electric. Poco a poco el frío traspasa las pieles de los escuchas.

A las 6:25 de la tarde ya se encontraba el baterista argentino Hernan Hecht listo para subir al escenario. Ajustaba detalles con el ingeniero en audio. Todd entraba al escenario por el lado izquierdo y el bajista Aarón Cruz por el derecho.

#A Love Electric comenzó a sonar como ya se les caracteriza: tocando en donde sea, en pequeños y grandes escenarios.

Aunque honestamente: ¿Qué es grande y qué es pequeño? La Cineteca se llenó de millenials en el foro al aire libre, quienes observaban una proyección en la pared. Eran los videos musicales de la banda.

Temas como White Jesús prendieron a los asistentes. "¿Qué grupo es? No los conozco pero suenan bien", decían en el público. La magia llegó al grado de que muchos se olvidaron un momento del teléfono celular y se dedicaron solo a disfrutar.

En las cafeterías de la Cineteca retumbaban los vidrios a la luz de la noche. Al finalizar la velada los integrantes aprovecharon para firmar discos.