La estratégica localización portuaria de Barcelona, a orillas del Mar Mediterráneo consolidan a la capital de Cataluña como un centro de intercambio cultural, comercial y turístico, que vale la pena vivir aunque sea una vez en la vida. Grandes personalidades del mundo del arte, como Joan Miró y Pablo Picasso, la consideran ícono de la escena cultural y, desde que se realizaron los Juegos Olímpicos en 1992, Barcelona se ha transformado en una ciudad de vanguardia.

Llena de historia que abarca desde el primer asentamiento romano, hasta una ciudad pujante por su independencia, Barcelona tiene una atractiva oferta turística, gracias a su red de hoteles y restaurantes.

La puerta de entrada para los turistas internacionales que visitan la capital de Cataluña es el aeropuerto Barcelona - El Prat, a 16 kilómetros de la capital, el cual tiene conexiones directas con la ciudad a través del Metro, servicios de autobuses y taxis.

Barcelona está distribuida en diez barrios, entre ellos se encuentran Les Corts y Pedralbes, Horta-Ginardó, Nou Barris, Gracia i Park Güel, Sant Andreu, Ciutat Vella, Eixample, Sants-Montjuïc, Sarria-St.Gervasi y Sant Martí.

Para realizar recorridos por la ciudad, los viajeros toman en Bus Turistic, que ofrece a los visitantes un circuito diario, que les permite bajarse y subirse en las paradas planificadas y volver a tomar el bus para continuar con el recorrido y conocer otras estaciones.

Visitar el Barcelona Fútbol Club

Los turistas interesados en conocer el Barcelona Fúltbol Club pueden realizar una parada en el Bus Turistic, para conocer el Museo del Fútbol, el cual expone el acervo de este equipo deportivo de fama mundial.

Otro de los atractivos de Barcelona son sus amplios espacios de vegetación, gracias a su agradable clima y excelente planificación urbana. Muchos turistas realizan compras de souvenirs, pinturas y artesanías típicas en el Paseo La Rambla, por su gran variedad de tiendas al aire libre.

A la hora de comer

La deliciosa gastronomía de Barcelona ofrece a los visitantes platillos tradicionales como la paella, los pescados y mariscos asados y el vino blanco. La ciudad dispone de muchos bares de tapas y restaurantes. La vida nocturna es extensa, los turistas suelen comer y hacer sobre mesa hasta media noche, para luego tumar rumbo hacia una discoteca y bailar hasta altas horas de la madrugada.

La Barcelona de Antoni Gaudí i Cornet

Gaudí es el arquitecto catalán reconocido como el máximo representante del Modernismo en España y el mundo, gracias a su lenguaje arquitectónico, el cual es considerado Patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO.

Los trabajos [VIDEO] artísticos de Gaudí salpican la ciudad de monumentales edificaciones decoradas con el estilo ornamental y rematadas con el "trencadis", un peculiar mosaico que recorre parte de la arquitectura de Barcelona. Los trabajos más reconocidos del Gaudí son La Casa Batlló, La Casa Milá, el Parque Güell y la Iglesia de la Sagrada Familia, aún en etapa de construcción.