SoundCloud [VIDEO] la plataforma de streaming para músicos y productores que por poco desaparece este año, ahora se ha visto en una nueva disyuntiva: adaptarse o morir definitivamente. Y es que la llegada del 2018 incluye el repensar toda su estrategia y modelo de negocio, después de haber perdido su influencia en sitios como el Billboard Hot 100.

A principios de este año, Billboard anunció que ajustará los cálculos para ponderar el conteo de la reproducción de pistas en servicios de suscripción pagada (como Apple Music y Tidal) más que las transmisiones en los niveles no pagos de servicios híbridos pagados por anuncios como Spotify y SoundCloud.

La dificultad de SoundCloud para convertir a los usuarios a un modelo basado en suscripción hace que se quede atrás de sus competidores. Y su fracaso para monetizar su base de usuarios a través de programas pagados para oyentes y creadores no solo ha resultado en que la compañía pierda terreno en los gráficos de Billboard, incluso ha llevado a la discusión del cierre del servicio.

Crónica de una muerte anunciada

En 2014, la compañía estaba llena de capital de inversión, con una valoración de $700 millones. Sin embargo, SoundCloud luchó para movilizarse de una manera que les permitiera comenzar a monetizar y de esta manera devolver el dinero a los inversores. Para 2015, las operaciones estaban sufriendo pérdidas de cerca de $6 millones al mes y para 2016 los rumores de una posible compra se acrecentaban, pero nunca llegaron a cristalizarse.

Con la llegada del 2017, no era un secreto para nadie que la empresa con sede en Berlín estaba luchando por mantenerse a flote, incluso Chance The Rapper estaba preocupado por el futuro de la plataforma. A pesar de aumentar los costos de suscripción, hubo rumores de que la compañía podría venderse a un precio de oferta de $250 millones. A mediados del año, el modelo de suscripción paga no fue suficiente y la empresa tuvo que cerrar sus oficinas de Londres y San Francisco, y despidió a cerca del 40% de sus trabajadores.

A pesar de lo oscuro que se perfilaba el futuro, la empresa Temasek y The Raine Group, empresa de inversión con sede en Singapur y un banco mercantil conocido por invertir en startups tecnológicas, decidieron inyectar capital y salvar a SoundCloud de su desaparición inminente.

Innovar para sobrevivir

Si SoundCloud espera sobrevivir al 2018, la responsabilidad recae en su nuevo CEO Kerry Trainor y en su director de operaciones Michael Weissman (ambos anteriormente de Vimeo).

La plataforma no sólo necesita repensar su modelo de negocio y hacer rentable el sistema de suscripción sino que la experiencia tanto para usuarios como para creadores debe ser mejorada y replanteada en su totalidad.

Desde 2007, los fanáticos han apreciado las capacidades de SoundCloud de descubrimiento que les permiten conectarse con la próxima estrella emergente mientras todavía están grabando en su habitación. Existe la inmediatez de poder escuchar demostraciones y mezclas tan pronto como el autor termine de cargar. Existe la sensación VIP de haber enviado un enlace privado de SoundCloud a música que aún no se ha lanzado al público.

En comparación, las listas de reproducción en Spotify son notorias por ser la nueva frontera de la radio payola, con ubicaciones fuertemente dictadas por los intereses de las marcas y sellos discográficos. Las asociaciones de Apple Music tienen su propio brillo de falta de autenticidad, y es aquí donde la estrategia de SoundCloud debe fundamentarse y apoyarse. Lo que ha hecho a SoundCloud tan popular e importante en su momento, es esa sensación de no tener atadura ni seguir dictámenes, y si su nueva gestión entienden cómo "monetizar" este concepto, estamos seguros que el éxito podría estar garantizado, al menos, por un año más.