7

Nuestros días pintados en el gris de la conformidad descuidan la intensidad de los colores en la lucha interminable por la igualdad. Diego Rivera es recordado tanto que se ha plasmado su retrato en los billetes de 500 pesos, cuán contradictorio pues en su momento destacó por ser partidario de las causas sociales.

¿Hasta qué punto la simulación alcanza un pasado tan remoto como la Revolución de Octubre? ¿Qué tanto hemos olvidado la situación que detonó la ideología del comunismo? Ajenos en nuestro entretenimiento, ¿qué tanto confrontamos las querellas entre el bien público y el privado como la causa del deterioro contemporáneo?

A una sola voz, dos de los recintos consagrados a Diego Rivera se visten con una colección de hasta 300 cachivaches y memorabilia de la experiencia que hubo el gran maestro al testimoniar el legado de Lenin en el primer pueblo que sostuvo un ideal acerca de la relación entre el poder y las masas.

En San Ángel se ha montado un conjunto de piezas explicando las andanzas de un artista joven que se paseaba por Montparnasse alternando con Picasso y en ocasiones con pensadores Rusos. No debemos desconsiderar la influencia generalizada de cubismo, el dadaismo y la abstracción, aunque Diego no llegara tan lejos.

El Museo Mural, por su parte recoge por vez primera una serie de documentos, fotografías, acuarelas, dibujos y distintas publicaciones pertenecientes a la última esposa del autor Emma Hurtado

Ubicado en uno de los nodos de la ciudad que más respira el choque de varias épocas, el museo construido especialmente para conservar y difundir la obra que originalmente engalanara el Hotel del Prado, nos seduce con un concierto dominical de cuerdas.

Hacia afuera la apuesta de los gobiernos más recientes por motivar un renacimiento gracias a la inversión en rehabilitar la Alameda y en conjunto la infraestructura del Centro Histórico ha surtido su efecto. Los jardines, la oferta cultural, gastronómica e incluso popular conviven y van adaptándose al espíritu navideño.

Las calles resentidas en su momento por el temblor del 85, no parecen haber sido afectadas por los eventos de septiembre (salvo el Laboratorio de Arte Alameda); en cambio a corta distancia se ven nuevos rascacielos que añaden a la diversidad de un cruce de caminos conocido como la esquina de la información.

Hacia adentro la expresión del pintor nacional por excelencia nos deja tranquilos en la impronta de un genio que lo mismo con un par de dibujos sintetizó la pasión del pueblo Soviético. Las excursiones a aquel país en tan distintos momentos de su carrera, hacen un parteaguas así mismo en el contenido emocional que fue descendiendo hasta la desilusión para mediados de los 50.

Los Rusos [VIDEO] como cualquier otro grupo están corruptos, especialmente cuando uno mira temas que puntualmente denuncian el fracaso de una utopía. No hay alegría en esta etapa de Rivera, siempre en cambio un inextinguible aliento combativo, pues aquello que no realizó allá, lo vino a terminar acá, si bien el cáncer ya no le permitió seguir creando.

Más felices habrían sido los retratos de la super potencia que marcó la década de los 60 con la tensión de una carrera por extender la propiedad humana hasta la luna. Sin embargo la autoridad no se refleja en las cámaras o los escaparates y conlleva la negligencia, el abuso del poder... la lucha de clases que sin duda el artista plasmaba matizando los horrores para dejarnos advertidos.

Nuestra época se pinta con mezclas que en su momento habrían sido irreconciliables. Ya no interesa, en apariencia, el trasfondo del arte cuando se nos van robando pieza por pieza los componentes de un orden basado en ideales que permanecen también en cada panel.

Fruto de las relaciones entre quienes administran estas muestras, se puede entender que hay ánimos de llevar alguna selección de Rivera al Museo de Pushkin en Moscú

Lo que ha de entenderse es que gane quien gane las elecciones, nuestro país no ha podido trascender, como parece ningún otro, un estadio en la sociología que antepone los intereses de un capitalismo depredador a lo que podrían ser escenarios de orden basados en todo lo contrario: ¿el humanismo?...