La historia de Harry Winston está vinculada con lo legendario, por atreverse a llevar en su bolsillo durante un viaje trasatlántico el diamante Hope. Esta piedra preciosa arrastra un terrible pasado, debido a que todos sus dueños anteriores fallecieron de manera asombrosa y trágica. Una leyenda urbana que Winston retó y venció, porque logró consolidar exitosamente su carrera de joyero en Nueva York, Estados Unidos.

La maestría y exquisitez de Winston en el trabajo con las más preciadas gemas, le valió que Marilyn Monroe lo homenajeara en la película "Los caballeros las prefieren rubias". En su canción "Los diamantes son los mejores amigos de una chica" le dice: ¡Háblame Harry Winston! Dime todo sobre ellos".

En 1932 Harry Winston estableció una joyería en la ciudad de Nueva York y allí realizó maravillas que le valieron el título "El Rey de Los Diamantes". Debido a su buen carácter, trato amable y a la calidad de sus diseños consiguió clientes como la pareja Elizabeth Taylor y Richard Burton, además de la estrella de Cine Jennifer Jones. Winston inició junto a Jones la tradición de prestar joyas para la celebración anual de los premios Óscar.

El "know how" de Harry Winston

Desde 1989 Winston realizó un estupendo trabajo con prendas como collares, anillos, pendientes, broches y zarcillos. Luego la firma de "El Rey de los Diamantes" llevó su "know how" a la relojería, creando piezas innovadoras como la colección Premier. Posteriormente, vendrían elegantes colecciones como Avenue, Ocean y Midnight, cada una con fabulosos modelos impregnados de diamantes y piedras preciosas.

Lanzamientos 2017

La casa de relojería Winston lanzó durante la primavera 2017 la colección Avenue Classic Cherry Blossom. Este reloj es un lienzo de nácar enmarcado en oro blanco de 18 quilates, el cual ha sido adornado con 39 diamantes blancos y 29 zafiros rosas, que componen un motivo de cerezos en flor con ramas de oro. En el bisel dorado se perfilan 29 diamantes blancos y luce como correa una piel de caimán teñida de azul verdoso.

Por otra parte, la casa Winston también lanzó este año los relojes Premier Precious Weaving Automatic 36 mm. Estos fueron confeccionados con una antigua técnica japonesa conocida como "raden", la cual utiliza conchas para crear un tejido flexible y luminoso. En la elaboración de las esferas de los relojes se utilizaron hilos de seda y fragmentos de nácar de diversos colores, con un grosor milimétrico.

Este lanzamiento estuvo conformado por cuatro modelos en oro rosa y blanco, con bisel engastado con 57 diamantes. Uno con motivo de crisantemo, otro con escamas de pez koi, un tercero con un diseño inspirado en un vestido de gala y el último con una combinación abstracta de tonalidades verdes y oscuras.

Como todas las obras de Harry Winston, estos relojen forman parte de colecciones limitadas de 30 unidades por versión. Por su elegancia, belleza y glamour recuerdan un rincón de la Gran Manzana, salpicado por las luces de Broadway.