Natalie Portman es una actriz estadounidense, directora y productora de éxitosas películas de Cine, que la consolidan como una de las más brillantes estrellas de Hollywood. Portman también es psicóloga y judía, ha ganado cuatro galardones, entre ellos: el Óscar, el BAFTA, el Globo de Oro y el Premio del Sindicado de Actores Norteamericanos.

Nació el 9 de junio de 1981, en Jerusalén, Israel; proveniente de una familia de inmigrantes judíos y, aunque no es muy religiosa, admite que ama Jerusalén. Al respecto, declaró "Amo verdaderamente a los Estados Unidos, pero mi corazón está en Jerusalén. Es allí donde me siento en casa".

La actriz tiene 23 años desarrollando su carrera cinematográfica, comenzó a los 13 y ha trabajado con los mejores directores.

Precoz incursión en el cine

Con tan solo 13 años, Portman actuó en el film "The Professional" (1994); en el 2006 trabajó en "V de Vendetta", como la frágil Evye, un personaje con el que demostró la fortaleza que puede tener cada individuo en su interior, por muy vulnerables que se sientan.

Otro éxito de Natalie fue su trabajo en el film "Beautiful Girl" en 1996, en el cual hizo de niña mortal, a veces extasiada ante la maldad. Sobre su experiencia en esta película declaró a los medios de comunicación: "Empecé a recibir cartas de fans que me aterrorizaron, así que dejé de leerlas y rechacé volver a hacer papeles sexys". Esta es una de las razones por las que se alejó de este tipo de personajes, eliminando su sensualidad.

Breves retiros de la Gran Pantalla

Natalie es de las pocas celebridades de la industria cinematográfica estadounidense que se ha retirado por cortos lapsos de tiempo de su profesión, sin que por ello haya perdido la fama alcanzada.

El primero de estos breves retiros ocurrió por su estadía en la universidad, participó en los dos últimos capítulos de la trilogía de Star Wars, la saga de George Lucas, durante sus vacaciones de la universidad. Natalie no ha olvidado nunca dar prioridad a su educación."No me importa si la universidad arruina mi carrera, prefiero ser inteligente que una estrella de cine", declaró antes de retirarse temporalmente.

Otro de sus retiros fue a sus treinta años, al terminar el rodaje de "Black Swan" (2010). Luego de seis meses de fuerte trabajo con este film, no se dejó agobiar por el miedo a que Hollywood se olvidara de ella, la presión de sus agentes o el peligro de envejecer. Se mudó a París, siguiendo a su esposo, el coreógrafo de danza, Benjamin Millepied, quien durante esos días trabajaba como director del Ballet de la Ópera. Mientras, Natalie se dedicó a la maternidad, puesto que había nacido su primogénito, Aleph Portman-Millepied, el 14 de junio de 2011. Al año siguiente se casó con Benjamin.