Miguel Ángel Mancera anda muy atareado descubriendo a la ciudadanía distintas obras que añaden a su estela de mejoras para la ciudad. Al mejor estilo de "hágalo usted mismo", la autoridad graba y emite en "vivo" paseos en los que nos invita a conocer la nueva cara de puntos entrañables; si bien no tan grandilocuentes como los trabajos de sus antecesores.

Uno de los pendientes del gobierno saliente era entregar la Glorieta de los Insurgentes, la cual ya quedó; si bien aún no se instalan los comercios a su alrededor.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Cine

Los avances en la renovación de varias estaciones del metro y el entorno rehabilitado de la Glorieta misma, nos hacen pensar en los sesentas cuando nada de esto existía. La ciudad tiene un antes y un después, desde que en 1969 Díaz Ordaz y sus colegas, inauguran obras diseñadas para una metrópolis futurista.

Ya para entonces la carga vehicular competía contra el urbanismo humanista, cuyo fin era generar jardines y paseos para amortiguar la agitada vida moderna; la Glorieta de los Insurgentes fue parte de un proyecto que se fue desmoronando al paso de las décadas, a un tiempo que el crecimiento en la urbe de saliera de control.

El equipo de Miguel Mancera nos entrega un monumento vivo, depurado para proseguir su vida útil, dando movimiento y convivencia a decenas de miles de ciudadanos, que en lo cotidiano se apean en sus espacios para montar en la línea uno del metro o metrobús; mismas que han sido también desarmadas y vueltas a armar.

Ya para los años ochenta el ideal se había quebrantado; los locales cayeron en el abandono o la negligencia, los espacios dieron nicho a tribus urbanas, a la convivencia, pero entorno a la droga, a recintos culturales y comercios muy desatendidos.

Hasta hace poco, los pasos hacia la Colonia Roma y a la Zona Rosa olían a sucio y aunque siempre hubo modo de alegrar la vida de los paseantes con eventos culturales públicos, al caer la noche la extensión del lugar dejaba muchos huecos inseguros.

Evoquemos la época cuando se filmó ahí parte de la película "Total Recall", protagonizada por Arnold Shwarzenegger, o un poco más adelante cuando Glorieta se volvió famosa por ser nido de bandas, como la de los punks que se la disputaban con los ninis y los emos.

Inversiones para sus mejoras

Ahora tras una inversión estimada de 127 millones, nos encontramos con el mismo espacio, pero embellecido y vuelto más funcional, con nuevos accesos, nueva infraestructura, palapas de ciudad con conexiones a la red y novísimas fuentes secas.

Cada detalle ha sido sujeto de pulimento y aunque no se han asignado los locales que se ubican en el perímetro, se nota un ambiente distinto rematado por los letretros, que se han puesto por todo el país que identifican el entorno geográfico.

Los jardines no se aumentaron, el mobiliario urbano es casi el mismo, las estatuas y placas quedaron en su lugar; tal vez lo más remarcable sucedió en el subsuelo, pues se habla de un sistema nuevo de agua y un drenaje inteligente, que resolverá el riesgo de inundaciones, mediante la captación y aprovechamiento de la lluvia.

El Jefe de Gobierno se siente realizado y nos compromete a mantener el grado de optimización alcanzado con un esfuerzo, cuyo alcance ha querido abrigar a las personas con discapacidad, con la implementación de un diseño en el suelo que permite recorrer los distintos polos de la Glorieta de un transporte público a otro.

Así mismo, se ha coordinado con la Compañía de Luz para que sea fácil montar espectáculos al aire libre, de tal modo que no se pierda el espíritu convivencial de un punto de encuentro favorito de los grupos LGTB, y que ahora permitirá el recreo de los chiquillos quienes enloquecen con las fuentes a nivel del piso.

A quién busca la cultura, uno de los segmentos que antes fuera para el comercio se ha desmontado, dejando lugar a exposiciones que - por lo pronto - consisten de un conjunto de fotografías espectaculares, en honor a la trayectoria de la Danza Folklórica de Amalia Hernández.

Por último, la iluminación promete ser por un lado suficiente, para crear un entorno seguro, pero también tiene una faceta que se denomina como "artística", la cual dará de regreso un poco de los aires de ciencia ficción de otros tiempos.