La XV edición del Riviera Maya Jazz Festival [VIDEO] reunió a chicos y grandes en #Playa Mamitas, donde se dieron cita los escuchas para ver a figuras como Chik Corea, Wallace Roney o John McLaughlin. Debido a la muerte del baterista Fernando Toussaint en este año que despedimos, su hermana: Cecilia, le realizó un homenaje arriba del escenario, en donde cantó todo menos jazz, género al que está dedicado el evento.

Muchos esperaron la participación de la banda de funk Illya Kuryaki and the Valderramas. Con base en las declaraciones de uno de los organizadores del festival, lo más seguro es que sea la última vez que sonaron en México.

"Yo solo vine a verlos a ellos. Tuve suerte porque me tocó estar en Cancún", platicó uno de los escuchas a Blasting News México.

El segundo día la jornada comenzó en una rueda de prensa con la cantante de blues Steffie Beltt [VIDEO], quien confesó que gracias a Janis Joplin se enamoró del género y con solo 23 años de edad llegó dispuesta a conquistar al público; sin embargo, aunque tuvo una entrada despampanante que dejó boquiabiertos a más de uno, el audio del evento no le favoreció al igual que Bésame Mucho dentro del repertorio.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el inglés John McLaughlin subió al escenario. Vestido con una camisa morada y un pantalón beige tomó el micrófono para decir: "Buenas noshes". Posteriormente explicó que la presentación se dividiría en dos sets: primero fue el turno del guitarrista Jimmy Herring y posteriormente ambos compartieron escenario.

Durante la presentación los asistentes movían la cabeza al ritmo de las cuerdas de ambos músicos. Incluso conquistaron a quienes no los habían escuchado nunca y se quedaron a verlos hasta las casi tres de la madrugada.

Tercer día

El último día pintaba más prometedor por el cartel con Bobby McFerrin, el ganador 20 veces al Grammy, Chick Corea y el instrumentista con más nominaciones al mismo galardón: Béla Fleck. Y por supuesto, no menos importante, Wallace Roney, quien fue aprendiz de la leyenda Miles Davis.

En una rueda de prensa el intérprete de banjo confesó que luego de tocar por diez años con Chick actualmente no está interesado en compartir escenario con más músicos porque tiene un hijo de cuatro años de edad. Expuso que esa situación cambiará cuando su primogénito crezca y que ha sido muy afortunado por compartir escenario con grandes improvisadores.

"No estoy en la parte expansiva pero obviamente esto va a cambiar cuando mi hijo comience a crecer", expresó.

Durante la charla colectiva aprovechó para contar anécdotas de lo vivido con Chick Corea, desde los viajes que han tenido hasta ahora que no sienten necesario el ensayar juntos todos los días por esa conexión que tienen al momento de estar en el escenario.

"No nos hemos visto desde hace meses y hoy tocaremos juntos. Siento con Chick una energía de equipo desde que nos subimos a tocar".

Mientras McFerrin hacía pruebas de audio en Playa Mamitas, llegó el turno de Wallace en la rueda prensa, quien acompañado de su amada lucía sus característicos lentes oscuros. Platicó que "fue un sueño hecho realidad" el poder trabajar con Miles Davis y "el que le haya permitido estar cerca de él".

Sobre sus inicios en la trompeta, Roney dijo que su padre amaba al jazz por lo que él creció con el género. "Yo nací en Filadelfia en donde buscaron un refugio en ese género. Todos los amigos de mi padre cada fin de semana compraban un LP y el lugar asignado para oírlo era en nuestra casa. Ahí fue cuando por primera vez escuché a Miles Davis".

Expresó que el sonido de la trompeta fue como si realmente le hablara a él mismo y que igual que su mentor, Miles, es un aficionado y practicante del boxeo; los conciertos empezaron a las siete de la noche y con los boleros de Memor Ruíz y la Jazz Big Band inició la velada. Las fallas de audio se repitieron constantemente y los micrófonos que usaron para los saxofones no son para eventos masivos. Pese a eso, la XV edición del RMJF juntó a grandes de la síncopa en un solo escenario. #RivieraMayaJazzFestival