Una vez más, la música nos vuelve a demostrar lo asombrosa que puede llegara a ser, dándonos cachetazos de realidad. Toda vez que saliera la lista de las mejores canciones de la revista Rollings Stone y en la cima de ella apareciera "Sing Of The Times", tema debut de uno de los ex integrantes de One Direction.

El poder de la música

La música no deja de demostrarnos que no obedece distinción alguna, mucho menos si esta es una distinción de casta. Los grandes pueden hacer discos de pésima calidad y el tema del año, puede surgir de uno de los cantantes que en apariencia a nadie sorprendería, por surgir de una Boy Band. Me declaro culpable.

En alguna noche de este año que se extingue, estaba en la comodidad del comedor, deslizándome sobre el teclado. En esa noches de placer, dejo correr el reproductor de #Spotify, #YouTube o simplemente el canal de televisión por cable, donde sólo hay #música. De primera vez, no supe qué pensar de aquella tonada que llevaba registrada en la cabeza de forma inconsciente, pero cuando volvió aleatoriamente a aparecer una de tantas noches, de inmediato activé el buscador de Google [VIDEO] frente a la pantalla negra del televisor, sólo para darme cuenta de que no encontraba coincidencia alguna. Era obvio que aquella canción no era aún lanzada y por tal el bloqueo al móvil.

Sorpresa total

Esto, por supuesto condimentó mi sorpresa, cuando supe que el intérprete y autor de aquella melodía llena de melancolía al puro estilo Británico, era ni más ni menos que Harry Styles.

Aquel que arrancará gritos y suspiros entre las adolescentes de la actualidad con "One Direction", éxito mediático de la última época.

Después de escuchar una y otra vez "Sing Of The Times", tuve que reconocer que en efecto la canción no sólo me gustaba, sino que además, trascendió emociones exquisitas, con esos tonos agudos celestiales y el piano de perfecta ejecución.

Definitivamente el alarido y carteles llenos de corazones mal dibujados, me tenían cegado el panorama. La confirmación plena llegó cuando a las adolescentes que seguían al ex melenudo chico desde su anterior proyecto, el sonido actual ya no les agradaba.

Camino prometedor

Si analizamos con detenimiento el caso de Harry, tal vez encontremos las explicaciones al Número Uno en 2017, en los muchos estigmas que en repetidas ocasiones caen sobre los artistas de cualquier tipo, el prejuicio no hizo dudar de la capacidad del chico. Sin embargo, al final de cuantas se antepuso la cultura musical, herencia de la cuna de grandes bandas pioneras del britpop. Sonido que están presentes todo el tiempo en esa pieza magistral. No es lo mismo crecer escuchando a Oasis o Radiohead, que a Maluma [VIDEO] o Daddy Yanke.

A pesar de las excusas culposas, hay que escuchar el disco, ya que está lleno de calidad y seriedad. Esto, por supuesto, nos hará voltear con más atención y respeto a Harry Styles, que ha demostrado no ser sólo un producto de la mercadotecnia, sino un artista en ciernes.