Los fundadores de la revista Vice se han disculpado por permitir el florecimiento del acoso sexual en sus oficinas y en contra de sus redactoras femeninas, específicamente. Esto se ha desvelado en un reportaje publicado por el New York Times en el que varios empleados han roto su cláusula de confidencialidad para hablar sobre las acusaciones de acoso sexual a varios empleados de la revista Vice.

En respuesta a este reportaje, los cofundadores de la revista, Shane Smith y Suroosh Alvi, publicaron una declaración reconociendo que la compañía había tomado medidas sobre "múltiples casos de comportamiento inaceptable".

Anuncios
Anuncios

En una declaración, Smith y Alvi dijeron que ciertos elementos culturales de su pasado y mala gestión permitieron el desarrollo de una especie de "cultura de chicos", en las que el comportamiento inapropiado y el irrespeto a los colegas era la norma.

Un ambiente tóxico

Según las declaraciones recogidas en el reportaje, hasta los miembros más progresistas decidían mirar hacia otro lado cuando aparecía una nueva queja o acusación de acoso sexual.

Anuncios

Tal es el caso de Sandra Miller, ex-jefe de producción de Vice, quien indicó que el ambiente de trabajo en la revista era tóxico en el que los hombres podían hacer bromas de mal gusto y comentarios irrespetuosos a sus colegas mujeres sin ninguna consecuencia.

Asimismo, esta investigación del New York Times ha desvelado que uno de los cuatro acuerdos sobre acoso sexual que ha asumido la empresa, tiene como implicado principal al actual vicepresidente de la revista.

Otro de los acuerdos presentados en el reportaje es el alcanzado con Joanna Fuertes-Knight, ex periodista de la oficina de Vice en Londres, que dijo que había sido víctima de acoso sexual, discriminación racial y de género e intimidación.

Otro de los acuerdos involucró a Jessica Hopper, una periodista independiente, que entrevistó al rapero Murs en 2003. En su artículo, Hopper escribió que el rapero le propuso sexo y que ella dijo que no.

Vice editó su respuesta a "sí" y la imprimió bajo el titular "Me puse pero Murs no lo hizo". La revista publicó una retractación y llegó a un acuerdo con Hopper después de que ella contrató a abogados. Asimismo, más de dos docenas de otras mujeres dijeron que habían experimentado o presenciado conducta sexual inapropiada, incluidos besos no deseados, manoseos, comentarios lascivos y proposiciones.

Acuerdos de confidencialidad vs acoso sexual

Según ex-empleados de Vice, una de las cláusulas contenidas en el contrato laboral incluye aceptar que estarían expuestos a material explícito, potencialmente inquietante, pero que no debían encontrar ese contenido o "el entorno laboral" como ofensivo o perturbador.

Anuncios

Algunos empleados dijeron que entendían que el contrato tenía como fin evitar que se quejaran de acoso.

Mientras tanto, según representantes de Vice, este acuerdo siempre ha tenido como objetivo abordar el contenido y no la conducta de sus empleados, aunque también han admitido que han cambiado el lenguaje en el que es presentada esta cláusula para "evitar malentendidos".

Desde entonces, la compañía de medios ha delineado las medidas que ha tomado para cambiar su cultura en el lugar de trabajo.

Anuncios

Estos incluyen la contratación de un nuevo director de recursos humanos, un compromiso con la equidad salarial de género para 2019 y el establecimiento de un consejo asesor que incluya a la reconocida feminista Gloria Steinem.

Vice comenzó como una revista punk subversiva con un enfoque en la cultura juvenil publicado por primera vez en Montreal, Canadá, en 1994, donde se distribuyó gratuitamente en tiendas de ropa. Desde entonces ha crecido rápidamente, recibiendo inversiones de las principales corporaciones. The Walt Disney Company posee una participación del 18% en Vice Media. Fox también posee una participación en la compañía.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más