2

En muchos países y comunidades de América Latina, era común ver a varios niños corriendo por las calles jugado con metras o canicas, volando cometas o corriendo en bicicletas, así como nos contaban nuestros padres cuando fueron chicos. Hoy en día, esas tradiciones se han perdido poco a poco debido al avance de la tecnología [VIDEO] y la aparición de videojuegos, nuevas consolas, modernas tablets o la aparición de cientos de aplicaciones en los sistemas operativos telefónicos.

Se han creado algunas campañas para incentivar a los modernos padres, para que lleven a sus hijos a disfrutar a los parques, y convivan en familia como nuestros abuelos hacían con nuestros padres, pero la ajetreada vida y los constantes cambios en la economía han sido motivos para que esas tradiciones se estén perdiendo el día de hoy.

La tecnología está consumiendo la niñez de los más pequeños de los parques y plazas en todas las ciudades del mundo.

Es muy común ver el día de hoy a un niño de 3 o 4 años de edad jugando con una Tablet o el teléfono de sus padres y estos lo permiten con tal que sus hijos estén distraídos para ellos aprovechar ese tiempo para atender otros asuntos. Esto tiene como todo en el mundo sus pros y sus contras, lo bueno es que estos dispositivos aumentan el desarrollo de la capacidad motriz y los reflejos del pequeño, pero el contra mas relevante es que ese niño no podrá disfrutar su niñez a plenitud al jugar con una pelota o un carrito, o las niñas con sus muñecas y las casitas como lo hacían anteriormente. Hoy en dia con observar las cartas a papa Noel, te das de cuenta que muchos le piden una tablet, un telefono celular o una computadora, que puede hacer un niño de diez años de edad con un Iphone 8?.

Recordemos que lo más preciado que tiene cada país son sus Niños, porque sin ellos un país no tendría futuro, se perderían su cultura, leyendas, tradiciones y se caería en el olvido. Todos los presidentes de las naciones del mundo, deberían enfocarse un poco más sobre este tema, puesto que la misión de cada uno de ellos es preservar las costumbres autóctonas de cada uno, para evitar sean olvidados en el futuro.

Padres modernos saquen a pasear a sus hijos y que se encuentren en total armonía con la naturaleza y sean parte de ese proceso para crear jóvenes saludables y que puedan ser generadores de bien para crear una población buena, que pueda trabajar y saquen adelante a su país para que puedan convertirse en grandes naciones el día de mañana.