Los Premios Golden Globe del domingo por la noche -presentados por el comediante norteamericano por Seth Meyers- fueron testigos de como las películas Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, podría erigirse como favorita para los premios Oscar después de llevarse a casa cuatro estatuillas, incluyendo Mejor Película en la categoría Drama.

La ceremonia estuvo cargada de discursos políticos, muy suavizados y banalizados por el narcisismo de Hollywood, en el que todos los artistas invitados decidieron vestir de negro para protestar por todos los casos de acoso sexual y apoyar al movimiento #metoo [VIDEO].

Películas como Lady Bird y The Shape of Water [VIDEO] también ganaron en grande, y shows como Big Little Lies, The Handmaid's Tale y The Marvelous Mrs.

Maisel tuvieron éxito en las categorías de televisión, aunque a muchos fanáticos no les resultará justo que la directora de Lady Bird no estuviera nominada o que la película Get Out haya sido incluida en la categoría Musical/Comedia.

Pero, el momento más memorable de la ceremonia fue un premio honorario para Oprah Winfrey, que se pronunció sobre los problemas de la industria con la misoginia, el abuso sexual y la continua falta de diversidad en los corredores de poder de Hollywood.