Pareciera ser que en estos tiempos la mayoría de las personas tienen un tatuaje pero, antes los tatuajes solo los portaban los reos, marineros, soldados y delincuentes. Ahora se ha convertido en una forma de expresión para mostrar decoraciones con respecto a los sentimientos de las personas y ahora los tatuajes están siendo aceptados; ya no solamente hay tatuajes clásicos como las anclas, calaveras con rosas espinosas, cuchillos, sino que ya hay infinidad de diseños que los artistas proponen o diseños que las propias personas desean.

Pero, ¿qué es un tatuaje?

Un tatuaje es una serie de punciones producidas en la piel con la suficiente profundidad como para dejar una marca de tinta en ella.

El procedimiento para realizar estas marcas se realiza al clavar agujas llenas de tinta en la piel donde se va formando algún diseño; generalmente los tatuajes llevan más de un color, por lo que se tiene que realizar este procedimiento conforme al tipo de diseño o los diversos colores que se deseen en él.

La tinta queda en la capa de la dermis, que es la segunda capa más profunda de la piel, esto debido a que esta capa es estable a nivel celular, lo que le otorga al tatuaje el nombre de “permanente”.

Los tatuajes a través de la historia

Primeramente se tienen que comentar que los tatuajes han existido desde tiempos inmemorables ya que al paso de los años se han realizado con el propósito de decorar los cuerpos; muestra de ello es que se han encontrado cadáveres en estado momificado de hace miles de años con marcas parecidas a los tatuajes que representaban la vida cotidiana en sus sociedades y por ende, su cultura [VIDEO].

En la antigüedad los tatuajes se realizaban a mano y solamente pocas personas podían hacerlos, aunque en algunas partes del mundo siguen haciéndose de esta manera artesanal; el avance tecnológico ha permitido evolucionar en las formas de tatuar.

¿Cómo debe de hacerse un buen tatuaje?

La máquina para tatuar tienen una serie de agujas por las cuales corre en su interior tinta, se usa un disparador o gatillo para hacer funcionar la máquina y esta hace que las agujas penetren una y otra vez, a la par que va depositando la tinta en la piel a una profundidad de 1 milímetro. Esta penetración de la aguja debe de ser muy acertada ya que si no entra a la piel lo necesario, el tatuaje presentará errores y se verá borroso y por el caso contrario si se penetra demasiado en la piel, el tatuaje causará sangrado intenso a la par de un dolor insoportable.

Si se desea hacer un tatuaje, se recomienda que acuda a lugares bien establecidos y que tengan un catálogo de tatuajes que ellos hayan realizado ya que si se acude a lugares insalubres se pueden contraer enfermedades de la piel por no tener el cuidado necesario a la indumentaria o que esté bien esterilizada.

¿Alguno de ustedes tiene algún tatuaje? Nos interesa saber su opinión acerca de este tema

No olviden dejar sus comentarios, estaremos gustosos de leerlos.