El año pasado, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias o FEMA recibió una gran cantidad de quejas por la discriminación en contra de los lugares de culto, por no contaban con los beneficios de ayuda en casos de desastre que FEMA brinda a otras organizaciones sin fines de lucro. Ante los ojos de muchos esta es política discriminatoria que sale a la luz después de que varios lugares de culto que fueron afectados durante los huracanes Harvey e Irma, realizaran la solicitud de ayuda y les respondió con una negativa respuesta a dicha solicitud.

Agencia Federal para la Gestión de Emergencias excluyó las casas de culto de sus programas de ayuda

Esto trajo como consecuencias de demandas al gobierno ya que por muchos años o décadas la Agencia Federal para la G.E.

excluyó las casas de culto de sus programas de ayuda por desastre. Y ejemplo de ello es Texas donde tres iglesias y dos sinagogas de Florida, representadas [VIDEO] por Becket, una organización sin fines de lucro, demandaron al gobierno por separado pidiendo igualdad de acceso a la ayuda de socorro, después de los huracanes Harvey e Irma ya que al solicitar el socorro le fue negado por FAME.

El Congreso asegura que la nueva política de FEMA se mantendrá por un largo periodo

Como respuesta a estas demandas este viernes el Congreso aprobó una ley que protege, iglesias, sinagogas y otros lugares de culto a los que la A.F.G.E. ha negado asistencia. El presidente Trump firmó el proyecto de ley bipartidista poco después de su aprobación. Los lugares de culto recibirán el mismo trato que las organizaciones seculares sin fines de lucro que solicitan ayuda por desastres para las casas de culto de todo el mundo,es extraño el negarle la ayuda a las casa de culto, cuando son los primeros en ayudar en momentos de necesidad.

El Congreso dice que se ha dejado atrás esta preocupante situación de discriminación [VIDEO].

El hecho que hizo que la política de la Agencia Federal para la G.E. fuera tan errada, además de ser discriminatoria, fue el hecho de que las casas de oración fueron de las primeras en responder después de los huracanes Harvey e Irma. Aun cuando siguieron ofreciendo alimentos, suministros, ayuda y refugio y que a ellos mismos se les negó la misma ayuda que les permitiría continuar ayudando a su comunidad.

Aunque se podría argumentar que demasiadas demandas obstruyen el sistema legal ya cargado, esta demanda, que puso fin a años de hipocresía y abierta discriminación, por parte de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias y que gracias a la consiguiente ley que el Congreso aprobó en positivo hacia la protección de las casa de culto es un ejemplo de litigio útil.