El fin de semana desaparece rápidamente, el lunes se acerca, y el Blues (algo legítimo, pregúntale a los expertos) comienza. Pero puedes superarlo y mantener tu estado de ánimo en modo: "fin de semana" hasta que la medianoche llegue, con algunas estrategias fáciles. El lunes puede esperar.

Incluso después del mejor de los fines de semana (o especialmente después del mejor de los fines de semana), hay una nube que desciende. Lo más probable es que lo hayas sentido. En una encuesta de 2013 del sitio de trabajos Monster.com, el 81 por ciento de los encuestados dijeron que sentían melancolía el domingo por la noche, y el 59 por ciento dijo que lo experimentaban "bastante mal".

Como un "fin de semana tranquilo" comienza a transformarse en algo tenso, la ansiedad por anticipar la monotonía de preparar el lunch escolar y la abrumadora sensación de una lista de pendientes de una milla de largo comienza.

"Los domingos por la noche no se consideran el final de un gran fin de semana, sino el comienzo de algo que ni el niño ni el adulto esperan", dice Stuart Brown, psiquiatra y fundador del Instituto Nacional del Juego, en Carmel Valley, California. Pero, ¿cuál es la causa de este temor? ¿Y qué podemos hacer para cambiarlo? Si eres propenso al blues del domingo por la noche, prueba uno (o, todos) los siguientes consejos. Y bienvenidos a un futuro sin más domingos tristes.

Haz lo que sueles hacer el Domingo, el Sábado

Normalmente programamos cosas divertidas el sábado, obligaciones el domingo.

Esto solo refuerza el blues [VIDEO]. En cambio, ocúpate de las tareas, las tareas y los compromisos monotonos el sábado, cuando por supuesto estás de mejor humor. Esto también podría cambiar tu experiencia. Por ejemplo, visitar a tu tía abuela cuando ya te sientes mal puede recordarte la brevedad de la vida; verla con una nueva forma de pensar, el sábado por la mañana, podría hacerte recordar los veranos que pasaste con ella. El cambio de este fin de semana te deja abierto para "momentos mas alegres" el domingo, cuando tu psique necesita mas de estos momentos, dice Cassie Mogilner, Ph.D., investigadora de la felicidad y profesora asistente de marketing en Wharton de la Universidad de Pensilvania.

La tarea es otra decepción dominical. Persuadir a los niños de ponerse a estudiar crea una noche llena de angustia. "Los niños pueden sentirse más positivos el lunes por la mañana si la noche del domingo no tienen preparativos de última hora para el día escolar de mañana", dice Erika A. Patall, Ph.D., profesora asistente de psicología educativa en la Universidad de Texas en Austin.

Hacer la tarea el sábado, con un extra el domingo por la mañana es una buena idea. Esto puede ser difícil si tienes hijos adolescentes, pero si se tienen niños pequeños, infundir este hábito ahora puede dar sus frutos de muchas maneras. "En general, los estudiantes aprenden más si distribuyen sus estudios, en lugar de intentar abrumar el aprendizaje en una larga sesión", dice Patall.

Anticipate a todo

Otra razón por la que te sientes mal el domingo, por supuesto, es que tu cabeza se arremolina con tareas para la próxima semana. Ahórrate este estrés terminando tu semana de trabajo con un plan. "Antes de salir de la oficina el viernes, prepara tu escritorio para poder regresar a trabajar el Lunes sin interrupciones", dice Peggy Duncan, una organizadora profesional con sede en Atlanta. Crea una lista de tareas específica para el lunes, alinea los archivos necesarios y etiqueta los correos electrónicos que requieren atención. Si tienes que checar tu calendario de trabajo durante el fin de semana, hazlo el domingo por la mañana para evitar tener ese peso sobre ti todo el día, y luego distraete (ejercicio, jugar con los niños) para mantener y evitar consumirte con pendientes de trabajo. Si está bajo tu control, no programes reuniones el lunes por la mañana. "Simplemente aumentan sentirte amedrentado", explica Duncan.

Organizarte al final de la semana puede ser una bendición en todos los aspectos de tu vida, desde la planificación de comidas y la organización de viajes en automóvil hasta la gestión de proyectos escolares a largo plazo. Anticiparse a los desafíos antes del fin de semana evitará que llegues tarde al mercado y al Staples, y los dolores de cabeza que los acompañan.

Socializa

Sumirte en modo ermitaño es muy fácil al llegar el domingo, especialmente en los días cortos antes de que comience el horario de verano. Pero hay muchas investigaciones que muestran que las personas que son menos sociables tienden a ser menos felices. Y el domingo es cuando necesitarás más contacto con los demás. ¿Puedes quedarte en pijama y comunicarte en Facebook? "Quizás", dice Mogilner. "Pero conectarse a una computadora no es tan efectivo como conectarse con humanos que viven y respiran".

Cualquier ritual social dominical -la iglesia para algunos, yoga o futbol para otros- puede levantar espíritus. De hecho, un estudio de 2010 publicado en American Sociological Review encontró que las personas que rutinariamente asisten a servicios religiosos estaban más satisfechas con sus vidas que aquellos que no lo hicieron. La razón, determinaron los investigadores, no solo está relacionada con la fe; también se trata de tener amigos en la congregación que le dan a las personas un sentido de pertenencia y, a su vez, mayores niveles de bienestar.

Puedes obtener beneficios similares sin unirte a un grupo social. Establece una cita permanente con tus amigos para omitir el agotador ir y venir de hacer planes, sugiere Gretchen Rubin, la autora de "Better Than Before", un libro sobre cómo dominar los buenos hábitos. "Ser sensato hace que sea mucho más probable que no te arrepientas en el último minuto", agrega. No tiene que ser demasiado complicado. Y no tiene que involucrar a muchas personas. Algo de bajo mantenimiento, como una llamada telefónica programada con tu hermana, margaritas con los vecinos, o incluso una noche de juegos con los niños, puede hacer la diferencia.

El voluntariado es una forma más de conectarse, pero también tiene un beneficio inesperado. Regalar tu tiempo te hace sentir como si tuvieras más tiempo, informa un estudio de 2012 publicado en Psychological Science. Por lo tanto, extiende tu fin de semana. "Tienes la sensación de que estás haciendo mucho con tu tiempo", dice Mogilner, que trabajó en el estudio. "Eso te inspira a hacer más, ese día", lo que lleva a una mayor satisfacción. Es una táctica para defenderse de esa espiral "¿A dónde se fue el fin de semana?".

Renueva la noche del domingo.

¿Por qué es que las 7 p.m. de un domingo se sienten como a las 11 p.m., pero los días alternos de la semana a las 7 p.m. es solo el comienzo de la tarde? Tal vez porque nuestra idea de "no hacer nada", por ejemplo, ver Game of Thrones, no es necesariamente la mejor medicina para aliviar el blues del domingo.

Una actividad -un club de lectura, practicar yoga o incluso ir al cine- te hará más feliz que elegir algo que sea pasivo. "Si estás involucrado en una actividad que te mantiene en movimiento, estás absorto en el momento y tu mente tiene mucho menos espacio para permitir que las preocupaciones de la semana laboral entren y se apoderen", dice Mogilner. Así que mientras estamos eternamente agradecidos a HBO por la transformación de los domingos por la noche, es posible que desees grabar tus episodios favoritos y verlos en una noche de menor ansiedad, por ejemplo, un miércoles.