Cuando Kaigetsu Furubayashi recibió una carta de un residente masculino en el Sanatorio Nacional Oku-Komyoen a principios de la década de 2000, se estableció la idea de un manga que arrojara luz sobre los enfermos de lepra en movimiento.

Furubayashi, un artista de manga [VIDEO] que vive en Himeji, conocía al hombre mientras trabajaba como funcionario público. Ella supo que él estaba saliendo del sanatorio y regresando a su ciudad natal de Himeji. Después de regresar, se encontró con Furubayashi de vez en cuando y, en cierto momento, le dijo que su esposa fallecida había vivido en las instalaciones de Sotojima, el predecesor de Oku-Komyoen.

Trama

El manga de cuatro volúmenes de Furubayashi en pacientes con lepra, también conocida como la enfermedad de Hansen, ha recibido un gran reconocimiento después de su lanzamiento en noviembre del año pasado. La historia de "Mugi-ba no Shima" (isla de Mugi-ba) se desarrolla principalmente en Oku-Komyoen en Setouchi, Prefectura de Okayama, donde aún viven los antiguos pacientes. La mayoría de los personajes son ficticios porque le resultó más fácil representarlos. Pero Furubayashi decidió establecer la historia en el Oku-Komyoen de la vida real porque, "Quería dejar su huella en la historia", dijo.

El manga comienza en Himeji en 1996. Una anciana llamada Mugi Uehara (Mugi-ba), que dirige una barbería al lado de una clínica de obstetricia y ginecología después de dejar el sanatorio Oku-Komyoen, conoce a Satoko, una joven universitaria estudiante que tuvo un aborto en la clínica.

Mientras Satoko escucha historias personales del pasado de Mugi-ba, varias interacciones humanas del pasado y el presente comienzan a desarrollarse. Sin recursos efectivos disponibles, la enfermedad de Hansen se consideró incurable. En el año de preguerra de 1940, Mugi-ba, que creció en las montañas de Himeji, se entera de que tiene lepra a los 17 años. Está segregada a la fuerza en Oku-Komyoen en Nagashima, que era una isla aislada en ese momento. . Mugi-ba se mantiene fuerte mientras vive una vida difícil en cuarentena, y encuentra esperanza después de que se enamora de un compañero y se casa con él. Pero su destino empeora cuando queda embarazada, lo cual no está permitido en el sanatorio.

Casi todos los personajes principales, incluidos Mugi-ba y Satoko, son mujeres, y la maternidad y las relaciones entre padres e hijos son los temas consistentes. Además de lidiar con los problemas que rodean a la lepra, la historia pregunta a los lectores de qué se trata la familia. Furubayashi, que se había sometido a tratamientos de infertilidad, centró la atención en el problema de los pacientes casados ​​con lepra forzados a la esterilización y al aborto.

"Me gustaría que las personas de hoy consideren el problema ya que dan por hecho que podrán tener hijos si así lo desean". Particularmente digno de mención es que describe a Sotojima Hoyoin, el predecesor de Oku-Komyoen, que una vez estuvo en una barra de arena del río Kanzakigawa corriendo por el borde occidental de Osaka. De pie al nivel del mar, el sanatorio fue completamente destruido por el poderoso tifón Muroto, que se cobró la vida de 173 pacientes y 14 miembros del personal y sus familias en septiembre de 1934. Los que sobrevivieron al desastre fueron dispersados ​​en otros seis sanatorios en todo el país antes de fueron traídos de vuelta a Oku-Komyoen, que se inauguró en 1938.

Inspiración

Furubayashi, de 49 años, quien ha tenido interacciones con residentes de sanatorios, pasó 12 años completando el manga después de que se le ocurrió la idea. Cuando Furubayashi pensó en crear la historia, leyó un libro escrito por Yukiko Araragi, quien actualmente sirve como profesora en la Universidad Otemon Gakuin y había realizado una encuesta de campo basada en entrevistas sobre pacientes con lepra. La dibujante también entrevistó a unas 20 personas, incluidos residentes de sanatorios y aquellos que se reintegraron a la sociedad.

Leyó publicaciones en la Biblioteca Kamiya del Sanatorio Nacional de Nagashima-Aiseien, que también se encuentra en la isla de Nagashima, donde se encuentra Oku-Komyoen. También examinó documentos y otros materiales de referencia relacionados con una demanda presentada por ex pacientes contra el estado para buscar daños y perjuicios alegando que la política de cuarentena de Japón era inconstitucional. Bajo la supervisión de Araragi, Furubayashi tardó 12 años en publicar el manga después de la concepción inicial.

Teniendo en cuenta los períodos de tiempo en los que tienen lugar las actividades de los personajes y también con el objetivo de establecer un marco temporal donde los prejuicios y la discriminación permanecen más claramente presentes, decidió comenzar la historia en 1996, el mismo año en que la Prevención de la Lepra La ley, que había permitido segregar a los pacientes de la enfermedad de Hansen, fue abolida. Según un funcionario del Museo Nacional de la Enfermedad de Hansen en Tokio, aunque ha habido obras de manga que se ocupan de la lepra, incluidas caricaturas producidas para crear conciencia sobre los derechos humanos y comics biográficos sobre las personas que están involucradas con la enfermedad, un largo trabajo de manga comercial cuyo tema principal es la enfermedad de Hansen es "sin precedentes".