2

"Dejé el paraguas cerca de la puerta para no olvidarlo, pero de todos modos me las arreglé para olvidarlo". "En vez de girar a la derecha, seguí recto como siempre". Levante la mano a aquellos que le ha sucedido al menos una vez en su vida (por no decir diez o incluso mil) para cometer un error u olvidar algo porque no estaban presentes en el momento de la elección. [VIDEO] Se llama mente vagabundo (vagabundo) e indica la actitud de los seres Humanos para elaborar pensamientos e mentales totalmente desconectado de la realidad circundante. La investigación más reciente en el campo de la neurociencia ha revelado que este tipo de actividad cerebral está estrechamente relacionada con una red neuronal que se activa cuando el cerebro está en reposo, y luego reduce significativamente su rango de acción durante las actividades que requieren concentración y atención

¿Vaga por la mente debido a la infelicidad?

Según un estudio realizado por dos investigadores de la Universidad de Harvard, Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert, y publicado en 2010 en la revista " Science ", las personas gastan tanto como el 46,9% de su vida despierta pensando en algo que no tiene nada.

Qué hacer con lo que están haciendo y con la realidad que los rodea.

Los datos ya te dejarían atónito, pero lo peor es que esta enorme cantidad de tiempo reservada para el "no presente" parecería ser una de las principales causas de la infelicidad. Nada nuevo: hay muchas tradiciones filosóficas y religiosas cuyo bienestar radica en la capacidad de permanecer atento a lo real. "Centrarse con la mente en algo que no está sucediendo tiene un alto costo emocional: más allá del contenido limitado de los pensamientos, cuanto más frecuentemente ocurre este fenómeno, más fácil es hacer una predicción sobre la infelicidad del sujeto": estas son las conclusiones de estudio.

No todo es negativo

Obviamente, sería desde el punto de vista evolutivo bastante anómalo que una actitud innata fuera vana e incluso dañina.

Vídeos destacados del día

De acuerdo con otra investigación realizada en la Universidad de Santa Bárbara en California por el psicólogo Jonathan Schooler y su equipo, publicado en 2011, la mente errante tendría varios propósitos positivos, que incluyen:

  • permitir la planificación del futuro y de las elecciones que se realizarán
  • fomentar la creatividad, sentando las bases, a través de una especie de período de incubación, en la aparición de la intuición
  • restablecer la mente cuando el aprendizaje lleva largos períodos de tiempo, reducir temporalmente el nivel de atención y luego devolverlo a las condiciones iniciales
  • desarrollar la capacidad dinámica para evaluar simultáneamente objetivos diferentes e incluso conflictivos

Lo opuesto a la mente deambular: plenitud mental

Con la expresión " plenitud mental" nos referimos a la inmersión total en el momento presente, permaneciendo con la mente y la esfera sensorial anclada a la realidad circundante, sin voluntad de juicio y con plena aceptación.

Es evidente que los dos modos son ambos típicos de la vida del cerebro, como una especie de ritmo vital, en un rebote continuo [VIDEO] entre el mundo externo y el procesamiento interior.

Las neurociencias ahora ya no tienen dudas: la conciencia del trabajo de la mente, la capacidad de pasar intencionalmente de la atención a la evasión y el tiempo dedicado a cada modo influyen decisivamente no solo en la realización del potencial humano, sino sobre todo acercamiento a la vida y la posibilidad de pasarlo o no con alegría y gratitud.