3

En muchas partes de Venezuela, Colombia y México, es muy común escuchar historias [VIDEO] sobre animas o fantasmas que protegen entierros de personas ricas en el pasado, los cuales por su ambición o egoismoz prefirieron meterlos en cajas de madera y enterrarlos junto con una persona viva para que mantuviese protegida su fortuna y evitar que alguien se lo lleve.

Morocotas, oro y plata

Muchos de estos tesoros, suelen contener “morocotas”, las cuales son monedas de oro grandes [VIDEO] con un alto valor en el mercado, las cuales eran muy conocidas en los tiempos de la época colonial, por all en el 1800 más o menos. en estos Entierros de tesoros, era común o enterrar al muerto con su fortuna, o bien estos simplemente lo enterraban junto a uno de sus esclavos para evitar que se lo llevarán en el futuro.

Por eso ea común aspciar avistamiento de luces o fantasmas donde haya enterrado oro o plata, muchas personas que conocen bastante sobre el tema, han hecho bastante dinero por este medio debido al precio que tienen el oro y la plata en el mercado actual.

Por lo general, para obtener el dinero o el metal precioso existe una serie de protocolos y reglas para que puedas acreditarte el botin, algunas de estas condiciones son no decir groserías mientras se desentierra el tesoro, hacer una reverencia de respeto al fallecido, solicitar permiso, realizar el desentierro en un día de semana Santa, llevar un gato negro y preferiblemente hacer el desentierro junto a un experto del tema comoblos llamados vaqueanos, los cuales conocen los rituales y posibles sitios donde se encuentra el tesoro.

Otras animas, al momento de encontrar su tesoro, te pedirán pasar condiciones o penitencias algo extremas, por ejemplo recibir golpes de peinilla en la espalda, otros te pedirán algo en especifico, en casos muy extemos, como matar animales como sacrificio.

Entre muchos otros, estás penitencias, suelen ser puestas por el dueño del tesoro, las cuales son difíciles y solo los más fuertes la pueden realizar, yo recuerdo de una historia que escuche hace ya bastante tiempo donde una de las penitencias para obtener el entierro de un muerto era recibir tres “peinillazos” o golpes con un metal contundente y mojado sobre la espalda desnuda del desenterrador sin realizar ningún grito de dolor o señal de incomodidad, de hacer esto, el anima se llevaria el tesoro y mas nunca podrias volver a verlo en toda tu vida, eso dicen las leyendas