Se trata de Gustavo Cortiñas, quien recientemente estrenó Esse, un disco inspirado en la filosofía.

Para la grabación, el baterista solo buscó una cosa: honestidad en el sonido [VIDEO]. “Trabajamos con Scott Steinman, quien ha laborado [VIDEO] con muchos artistas de jazz. Lo elegí porque saca uno de los mejores sonidos, ¿a qué me refiero? Muchas veces escuchamos grabaciones de gente que ya conocemos y en el disco suenan peor o mejor, pero no suenan a ellos. La idea que tengo es que él siempre captura todo de manera muy sincera”.

La grabación se llevó a cabo en Chicago, en ‘Electrical Audio’, espacio donde prepararon discos grupos como ‘Nirvana’ o ‘The Foo Fighters’.

“La sala era muy abierta, los alientos, el piano y la guitarra estaban en un espacio de tres pisos, por lo que se capturaba todo de una manera súper natural. A ellos los grabamos en vivo”.

Cortiñas explica que a la batería y al bajo solo los separaba una ventana para que no se filtraran demasiado en la grabación de los demás instrumentos. “Fue una sesión tremenda, llegamos a las ocho de la mañana y terminamos a las 11:30 de la noche de ese día”.

Aunque muchos intérpretes prefieren grabar con un instrumento ajeno al suyo, Gustavo decidió usar su ‘Gretsch’, marca con la que se casó desde que escuchó al argentino Hernan Hecht sonarla.

“Me gusta que suene la batería como si me estuvieras escuchando tocar en vivo o en un cuarto, el jazz creo que es Música interactiva. Me agrada usar los sonidos que yo saco del instrumento así como mis propias dinámicas”.

Entrevista completa en Music Life