3

Este viernes se llevó a cabo en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) la presentación del libro Mexamérica. Una cultura naciendo, de la escritoria Fey Berman.

En el evento participaron Olga Pellicer, como moderadora, Allert Brown-Gort y Miguel Basáñez, quien comentó que "Fey retrata en su obra éxitos que comparten miles de mexicanos que se empeñaron en aprender, en trabajar esforzadamente y en confiar en sí mismos y en los demás, y los resultados saltan a la vista y son motivo de orgullo".

De los más de 50 millones de latinos que viven en los Estados Unidos, solamente el 1 por ciento (500 mil) han destacado en los campos de las artes, los negocios, la ciencia y la política, dijo Basáñez.

Brown-Gort indicó que Mexamérica. Una cultura naciendo es una serie de artículos, de crónicas, que se hacen a través de "un tiempo importante porque entre 1990 y el 2010 entraron a los Estados Unidos 7.5 millones de mexicanos, (de los cuales) muchos han regresado, incluyendo a sus hijos, que nacieron en Estados Unidos, que tienen su pasaporte americano, en algún momento van a regresar".

Agregó que este libro tiene un valor como crónica, como un retrato de la evolución de la comunidad méxico-americana o mexamericana que es inestimable culturalmente hablando.

En este sentido, Brown se refirió a los dreamers (los indocumentados que llegaron a Estados Unidos de niños) como la cara del futuro.

Mexicamericanos, agentes culturales

Ya en la tranquilidad de su oficina en un departamento del Edificio Rosa en la Condesa, Fey Berman dice en entrevista que en su caso la experiencia de inmigración a los Estados Unidos fue fácil, hablando más o menos inglés, pero "en general (los estadunidenses) nos ven de un nivel más bajo, de segunda clase, incluso cuando somos ciudadanos.

Por un lado, hay una gran admiración y, por otro, hay mucho rechazo y mucha angustia de que se está populando Estados Unidos con latinos".

En el apartado Más que remesas y folclor del capítulo IV de su libro Mexamérica, Berman indica: "En 2050 habrá 80 millones de estadunidenses de origen mexicano, pero la atención está enfocada en la migración de mano de obra, cuando muchos mexamericanos son ya agentes culturales, científicos, artistas, investigadores, políticos transformadores de la realidad".

El objetivo del libro, enfatiza Berman, es reflejar que no hay conciencia de que la población de origen mexicano en Estados Unidos es enorme y no sólo son indocumentados (el 16 por ciento), y que ignorar esa situación no es bueno para México porque los lazos todavía existen no sólo por el dinero, por NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) o por los empleos baratos, sino por la importancia de la cultura mexicana, por la importancia que tiene México para Estados Unidos.

La identidad mexamericana se tiene que enaltecer, reconocer y alimentar, agrega.

"Ellos (los mexamericanos) ya han plantado la semilla. Pero para que florezca debe ser cultivada. El momento es ahora, cuando las ligas de parentesco aún son fuertes y se puede cultivar una identidad transnacional", escribe Berman en el capítulo dedicado a los Mexamericanos notables.

Para lograr lo anterior, sugirió que deben elaborarse iniciativas para hacer intercambios académicos aún más fuertes, con mayores recursos, y se refirió a personajes como el doctor Alfredo Quiñones-Hinojosa, el Dr. Q -la abreviatura cariñosa con que se reconoce al médico-, director del Programa de Cirugía de Tumores Cerebrales y del Programa de Cirugía Pituitaria de Johns Hopkins, para exhortar a las instituciones privadas y gubernamentales mexicanas a que los exalten y promuevan más.

En el apartado Mexamericanos notables, Berman menciona haberle preguntado al Dr. Q qué consejos le daría a los dreamers [VIDEO], a lo cual Quiñones-Hinojosa contestó: "Que sigan soñando, que nunca dejen de soñar. Porque dejar de soñar es aceptar la derrota".