“Creo que en los tiempos en que vivimos es urgente y una obligación del artista, primero ser profundo porque estamos en la época más superficial de la historia: la mediatización es tan gigante que no alcanzamos a digerir nada o a comprometernos con nada. Yo como músico creo que tenemos que dejar de inmiscuirnos con la Música comercial, cuyo primer y máximo propósito es vender un producto en masa, independientemente que esté bien producida o grabada con buenos músicos porque es un pretexto que nos han vendido durante años. Si seguimos permitiendo eso como gremio ¡vamos a desaparecer!”.

Christian [VIDEO] Gohmer [VIDEO] opina que la trivialización o la creencia de que hay que hacer versiones “digeribles” para el público es triste para el músico, vulgar para el arte y una ofensa para el escucha porque “se torna discriminador con la gente; el ser humano por naturaleza es sensible y puede asimilar la música académica”.

-Es interesante cómo surgen nuevas necesidades artísticas a través de fenómenos sociales. Hace poco un tema que dio mucho de qué hablar fue el cambio del final de la ópera Carmen…

“Lo discutía con algunos colegas porque no estoy en contra de la reinterpretación de obras, el problema es que no se cambió nada y en final hicieron un cambio de argumento sin proponer nada conceptualmente. Es carente de creatividad, no me meto con el mensaje, sí con el proceso no creativo”, indicó Christian Gohmer, para Music Life. [VIDEO]