Las producciones cinematográficas atraviesan un proceso largo de acreditación, cuando de arte se habla. La crítica y las premiaciones respaldan el prestigio posterior de cuantos participen de una cinta, y esto se consigue con la participación en los distintos festivales de la categoría que se llevan a cabo alrededor del mundo.

Prestigio histórico

Junto con el de Berlín, San Sebastián, Mar del Plata y Venecia, por mencionar algunos, el de Cannes en Francia es probablemente el más prestigioso de todos.

En la industria del Cine, después de los premios #Oscar, es probablemente el máximo galardón que se puede recibir. Sin embargo, el festival que se lleva acabo año con año desde 1949, atraviesa una de las crisis más dificiles en su historia, y es esta, considerada para muchos, como el ocaso de esta popular muestra de cine, y esto se debe a la oleada de controversias en las que se ha visto envuelta en tiempos recientes.

Sigue la ola de Weinstein

Como toda la industria del cine, Cannes, está sufriendo también los estragos de los escándalos sexuales que protagonizara el productor Harvey Weinstein, después de ser acuso por casi un centenar de actrices de Hollywood de haber sido acosadas o abusadas sexualmente.

Después de escándanlo, la industria, además de mostrarse indignada por la conducta de Harvey, se sumó y solidarizó con la causa, exigiendo se esclarecieran y frenaran estos y muchos caso de abuso en contra del genero femenino en los sets de grabación.

Es así como surge el movimiento global #MeToo, que invita a mujeres de todos los ámbitos a levantar la voz en contra de cualquier tipo de abuso.

Desde entonces, el movimiento a protagonizada la escena, y, por supuesto que el aun fresco movimiento tuvo lugar en la reciente muestra de Cannes: 82 mujeres del medio, capitaneadas por Kate Blanchett y Kristen Stewart, mostraron sus descontento con el festival, ya que solo 82 mujeres directoras habían participado en su historia, tomando en cuenta que son casi ochenta años de antigüedad. Y, aunque es saludable, y cuestionable al mismo tiempo la protesta, se ha hablado más del suceso, y esto le ha restado importancia a las premiaciones.

Cannes vs Netflix

Otro aspecto que levanto ámpula, particularmente en las nuevas generaciones, fue las restricciones que el festival está poniendo a plataformas como #Netflix, toda vez que para la cupula de Cannes se opuso tajantemente a que las producciones del sitio de contenidos fílmicos más imponte de la actualidad, mostrara su películas en su festival. Todo ello, por que resultaba incongruente que una vez expuesta la cinta, se comercializara en seguida en la plataforma por internet; recordemos que todos los festivales son regidos por la FIAPF, y esta comercializa todo y cuanto pasa en dichas muestras.

Obligándolos a crear antes un DVD, que obviamente atenta contra la naturaleza del sitio.

Por supuesto que ante la negativa, los dirigentes de Netflix optaron por no asistir y esto contrario a lo que se creía, trajo consecuencias mucho más fuertes, sobre todo cuando se supo que una de las cintas que Netflix presentaría era una de las películas del legendario Orson Wells que ya no pudo terminar.

Sumado a lo anterior, que tiene a más de uno molesto por la poca apertura que la academia del festival de #Cannes está mostrando con las nuevas tecnologías y formas de ver cine, el animo prohibitivo que dicho comité esta asumiendo le ha restado encanto.

A más de uno sorprendió la de invitación a sus participantes y público en la alfombra roja a no tomarse selfies, y aunque se entiende como una expresión del buen gusto en una fiesta donde precisamente se pretende premiar el arte a través de una cámara, más bien parece una norma que priva la libertad individual.

Si bien el espectro de #Weinstein manchó todo en su entorno, y que el fenómeno es aún nuevo, la opinión publica expresa en distintos sitios que cada año la muestra de cine esta cada vez más desdibujada.

No se presentan artistas importantes como antes, las cintas importantes ya no confían en el festival para hacer sus lanzamientos estelares y los productores que participan con cada vez más desconocido e irrelevantes.

Y, si bien es cierto que desaparecer una muestra de tal tradición suena radical, debemos recordar que no es extraño que el púbico de la espalda a viejas costumbre de igual o mayor magnitud. Al mismo tiempo parece que el reto del comité que lleva las riendas en Cannes, es renovarse o morir, porque estas medidas longevas tienen molestos a púbico, actores y productores; casi nada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más