“Quiero que la gente se vea reflejada en mi Música, en ciertas cosas que cuento, que me pasan y creo que le ocurre a todo el mundo. Quiero servir de espejo porque a mí me encantan las canciones que me cuentan mi vida, como las de Sabina o Serrat que me han narrado pasajes de mis días. Me dijeron cosas que yo no sabía explicar. Me gustaría ser capaz de hacer eso con algunas personas, no con este disco, con todos”.

“Trato de explicar situaciones comunes, una ruptura, por ejemplo. Si escuchas una canción de esa índole, te ves reflejado porque todos hemos tenido una. Busco servir en el mejor sentido de la palabra, que les sean útiles mis composiciones y que les enseñen algo, no solo que sean entretenimiento sino que encuentren belleza en ellas y un mensaje profundo”.

Paisajes interiores es su nuevo disco [VIDEO]-libro. Incluye 11 melodías con un poemario [VIDEO] que indaga entre los desgarradores sentimientos que provoca el desamor.

“Esta fue la primera vez que tenía poco escrito y decidí darme un año sin gira y dedicarlo solo para componer, porque estaba creando en el tour. Me llevó más o menos un año el hacer todo el disco aunque ya tenía canciones viejas, por llamarlas de alguna manera. No significa que sean peores sino que no las había grabado”.

“En este disco grabamos tanta calidad que la misma maqueta sirvió como resultado final para el disco. Solo sustituimos algunos elementos, como los bajos, pero las guitarras y teclados fueron casi definitivos”.

Aunque se encuentra en la gira del disco, aclaró que no significa que este año no hará nuevas canciones; como escritor logró convertirse en best seller; sin embargo, reconoció que no puede usar el mismo proceso al hacer un poema, que al crear la letra de una canción.

“No puedo hacer una letra muy reflexiva o demasiado elaborada porque puede perder musicalidad. No puedo hacer una disertación filosófica pero sí quiero que las letras contengan un mensaje profundo porque creo que mis inquietudes sociales y personales son los de muchas personas”.

“La poesía sí me ofrece eso, puedo hacer un poema de tres líneas o uno inmenso. Puedo reflexionar o abstraer mucho más en lo que puedo expresar. En los poemas doy otros puntos de vista a diferencia de las melodías”.

-¿Cómo logras el equilibrio entre la música y la poesía?

“Desde el principio traté de hacer canciones emotivas porque yo empecé escribiendo algo poético. No sé si mucho o poco, como soy trovador siempre he tenido esa búsqueda, entonces no sé cómo logro el equilibrio. Es algo muy natural, para mí, la canción debe ir con una letra bonita”.

-¿Qué metodología sigues al momento de hacer una canción?

“Primero hago la música, empiezo con la guitarra a probar cosas y conforme me voy emocionando voy creando melodías y si me gusta, la grabo y creo la armonía, a partir de ahí siempre encajo la letra ya hecha.

Sí soy metódico en eso, siempre hago primero la melodía. Una vez que está hecha se la paso a mi productor y él es el que empieza a vestir la canción para convertirla en una maqueta y luego en un disco”.

Cuando está en casa no precisamente toca o escribe todo el día. “En cualquier momento me apetece y me paso horas en la guitarra o bien, puedo estar cuatro días sin tocarla. En lo que me considero muy disciplinado es al componer”. La charla sigue. El español abraza su guitarra y dice que no le cuesta trabajo estar al frente de un papel para crear y crear porque “tiende a dar todo a la primera”.

-Tienes home studio, ¿qué tanto lo usas?

“Lo cierto es que al final soy vago y prefiero irme a casas de amigos para que me graben ellos porque no controlo tanto. Tengo micrófonos, una tarjeta de sonido, perfectos para grabar pero me acabo yendo con mis amigos que controlan más que yo”.

En la parte de la gestión, con el paso de los años decidió que no podría encargarse de todo él solo. “Me va bien en ese tema pero tengo ayuda, por suerte, sigo mucho en las redes pero tengo a una persona que me apoya a subir carteles o los anuncios de los conciertos. Recibe todos los emails y ya solo me manda uno con el resumen del día porque lo cierto es que cuando te va bien, el bombardeo de información es continuo. A veces me estreso porque es mucha la información que recae sobre uno pero trato de llevármelo con calma para que no sea una carga”.