Por mucho que parezca, nada en nuestras vidas sucede por casualidad. Cada momento futuro se basa en nuestros pensamientos y acciones previas. Cada experiencia que estamos viviendo es la que necesitamos. No importa cuán apremiantes puedan parecer nuestras circunstancias, todo lo que nos está sucediendo nos está ocurriendo para hacernos mejores individuos y obligarnos a crecer como seres humanos. Desde el momento en que nacemos, tenemos las herramientas con las que forjar nuestro camino hacia la realización y obtener todo lo que queremos de la vida, pero nos corresponde a nosotros descubrir cuáles son esas herramientas.

¿Qué significan nuestras circunstancias?

Nuestras vidas y nuestras circunstancias no nos pasan a nosotros, sino a nosotros. No hay atajos, no hay forma de engañar al sistema. Las cosas no siempre sucederán de la manera que queremos. A veces sucede todo lo contrario, pero el universo siempre nos dará las circunstancias que necesitamos para soportar y nos mostrará las cosas que necesitamos ver, para desarrollarnos a lo largo de nuestras vidas.

Puede que no siempre obtengamos lo que deseamos, pero quizás podamos obtener aquello para lo que trabajamos y estamos destinados a recibirlo. Nuestras vidas pueden cambiar en cualquier momento.

Algunas de nuestras experiencias más importantes de dolor se soportan en tiempos de inactividad o estancamiento, porque nos sentimos cómodos y, a veces, podemos encontrarnos en las mismas circunstancias una y otra vez.

Mark Twain tenía un dicho famoso que dice "la definición de locura continuamente está haciendo lo mismo pero espera resultados diferentes". Estamos diseñados para crecer y desarrollarnos constantemente.

¿Cómo podemos avanzar?

Lo mejor que podemos hacer por nuestro futuro es aprender de los errores previos y centrarnos en cada momento que se nos da para crecer y adaptarnos al entorno en constante cambio, para cumplir con nuestros propios medios individuales.

Cada momento que se nos da es para nosotros utilizado al máximo de nuestra extensión. Sé que cada momento puede parecer pequeño e insignificante, pero debemos darnos cuenta de que nuestro próximo momento nunca está garantizado, por lo que debemos hacer uso de cada uno que se nos dé.

Siempre recibimos lo que atraemos por la forma en que estamos en este momento. No se concentre en un pasado que no puede cambiarse, ni en un futuro que puede no llegar, ya que todo lo que tenemos es ahora.

Nuestras vidas siempre suceden en el momento presente y en ningún otro lugar. Siempre sea agradecido y valore cada segundo, ya que sin importar lo que traiga cada persona, siempre y cuando los tenga, usted es capaz de resistir, persistir y, finalmente, prosperar en cualquier circunstancia que encuentre y en cada esfuerzo que desee realizar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más