-Estoy un poco nerviosa, probablemente seré la única sola en el baile, mi cita descortésmente canceló en última instancia y no puedo faltar, seré yo quien dará cierre al baile con mi discurso...

9:00 pm, se abrieron las puertas para anunciar mi llegada al salón, yo Marie, la escritora, quien con sus palabras de amor había encantado a muchos de los presentes, no tenía pareja para el pomposo baile de autores y poetas, ¿Irónico no? pero como toda vida de escritor es una película de altos y bajos, entre sonriente y con mirada en alto, salude con gracia y camine por el centro del salón como si de intocable me tratase.

Un misterioso invitado

Ya era suficientemente raro que la invitada de honor asistiera sola, muchas miradas me rodeaban, pero una en especial se clavó en mi cuello, era una extraña sensación que incluso erizaba mi piel, aquella mirada magnetizante e hipnótica era tan poderosa que me hizo voltear hacia su procedencia, y allí estaba, cual caballero de la noche [VIDEO], vestido de negro como si de las profundidades de las tinieblas descendiese, no pude evitar sentir atracción por el misterioso caballero oscuro, y para mi sorpresa él se acercó a mí.

-Estoy de paso, solo estaré esta noche me concedes ser tu acompañante, te he visto llegar sola...

Sentí calor en mis mejillas, mi respiración se contuvo y pareció que el tiempo se detuvo por instantes, para seguir su curso con mi despertar de realidad.

-Me llamo Marie, encantada de ser tu acompañante durante esta noche.

Él rodeo su brazo en mi cintura y con su otra mano me invito a bailar; sus manos estaban heladas, seguro estaba muy nervioso, además de ser una noche bastante fría, pero eso no le quitaba lo galante, le pregunte -¿No eres de la ciudad cierto?

-Solo estoy de paso por un trabajo pendiente, contesto él.

Interesante, acentúe con la cabeza, y no contuve preguntar, y -¿Leíste -mi libro? A lo que él respondió:

-Claro, debo confesar que será un texto que tendrá muchos seguidores, espero hayas firmado muchos ejemplares, esos tendrán mucho más valor.

Vídeos destacados del día

Me sentí alagada por sus palabras, y bailamos por largo rato como si tuviera una extraña conexión con el intrigante invitado, finalizada la pieza se reverencio ante mí, ya eran alrededor de las 10:30 pm, y el misterioso caballero se despidió de mi

-Mi lady ha llegado la hora, nos veremos pronto nuevamente.

Fueron sus últimas palabras y con un beso se despidió de mí, lo vi caminar hasta el final del pasillo y misteriosamente rodeo su cuerpo de una túnica negra de la cabeza a los pies y partió del baile... Segundos luego, el techo colapso sobre el gran salón.

Autor: Amanda Macuart