Luego de su regreso a la Ciudad de México, para la musicalización en vivo de la película Birdman, del mexicano Alejandro González Iñárritu, el baterista Antonio Sánchez conmovió a más de uno con su actuación del pasado 13 de junio, en El Auditorio Nacional.

El baterista explicó que conoció al director del filme gracias a un programa de radio, desde ahí se hizo su admirador y años más tarde comenzó una amistad entre ambos ya que radicaban en Estados Unidos. Con casi todo el recinto lleno, el filme se proyectó sin percances y la sorpresa de la noche fue una conmovedora improvisación por parte del maestro de las baquetas.

Para Antonio, fue de suma importancia poder presentarse en El Auditorio, con su familia como espectadores, incluido su abuelo, el actor Ignacio López Tarso. Entre los asistentes se pudieron observar a figuras de la síncopa nacional como el distinguido pintor Jazzamoart, el gestor cultural Eugenio Elías, el contrabajista Luri Molina y el baterista también radicado en Estados Unidos, Gustavo Cortiñas.

Al final del evento, Sánchez ofreció una pequeña fiesta en el bar del recinto. El espectáculo ya se había presentado con anterioridad en el Teatro Metropólitan, también bajo el sello de WARP Magazine.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más