Muchos se habrán preguntando quién era la mujer que aparecía en el Google Doodle del sábado de 2 junio. Se trató de Hermila Galindo Acosta (también conocida como Hermila Galindo de Topete) (1886-1954), una feminista y escritora mexicana. Galindo fue una de las primeras defensoras de la educación sexual en las escuelas, el sufragio de las mujeres y el divorcio.

Hermila escribió varios libros y ensayos sobre la participación de las mujeres en la sociedad y vida pública mexicana, además de ser la primera mujer en postularse para un cargo político en México. Galindo finalizó su activimos político en 1923, después de su casamiento, pero su legado a trascendido la barrera del tiempo.

Primeros años

Hermila Galindo Acosta nació en Villa Lerdo, Durango, el 2 de junio de 1886. Comenzó su educación en Villa Lerdo y luego asistió a una Escuela Industrial en Chihuahua, donde aprendió contabilidad, taquigrafía, telegrafía, mecanografía, así como inglés y español.

A la edad de 13 años, regresó a casa y dio clases privadas de taquigrafía y mecanografía a niños.

En 1911, se mudó a la ciudad de México donde se unió a un club liberal apoyando la candidatura de Venustiano Carranzo, éste le ofreció trabajar con él en Veracruz y Hermila se convirtió en su secretaria y siguió apoyando los derechos de las mujeres mexicanas y las ideologías liberales.

Carranza, no sólo apoyó sus esfuerzos, permitiéndole distribuir propaganda feminista en los estados de Tabasco, Campeche, Yucatán y Veracruz, así como en el estado natal de Carranza, Coahuila, y San Luis Potosí y Nuevo León, sino que también la designó como su representante en Cuba y Colombia, para publicitar sus políticas en los alrededores de América Latina.

La mujer moderna

En 1915, Hermila creó una revista llamada La Mujer Moderna.

Junto con los ensayos sobre las ideas feministas, sirvió de propaganda para apoyar a Carranza. La revista también presentó artículos que expresaban su desaprobación de la Iglesia Católica y sus métodos de control. Ella fue una de las primeras feministas en hablar sobre la iglesia y su visión de las mujeres.

Galindo colaboró ​​con muchos otros periodistas y feministas, y la mayoría de estas mujeres eran españolas que luchaban por los mismos problemas que Galindo.

Las mujeres más famosas que se destacan de su revista y artículos son María Luisa de la Torre de Otero, Clarisa P. de Torres, Julia D. Febles Cantón Vda. de Palomeque, Micaela Rosado de P., Bolivia M. de Rivas, Rosario Rivas Hernández, María Pacheco, Artemisa N. Sanz Royo, y Luz Calva.

Sus opiniones sobre la educación sexual y la sexualidad de las mujeres se consideraban extremadamente radicales.

Su enfoque en busca de la igualdad y los derechos de las mujeres fueron vistos como controvertidos. Durante el Congreso Feminista de 1916, al que Galindo no asistió, César González, un administrador de educación de Carranza, leyó un comunicado en el que Galindo atacaba el doble estándar masculino en México. Después de leer estas declaraciones, los grupos conservadores de mujeres se pusieron a la defensiva y regresaron con una declaración que respaldaba el papel tradicional de las mujeres y se oponía a la educación de las mujeres.

Mujeres políticas

El apoyo de Carranza fue fundamental para el desarrollo de Galindo como personaje público. La participación de las mujeres en la política mexicana estaba prohibido, así que Hermila aprovechó la plataforma de Carranza para dar a conocer sus ideas. En 1916, Carranza permitió a Galindo presentar una propuesta para la igualdad de las mujeres a la Asamblea Constituyente de 1917, pero el tema fue eliminado de la agenda final.

Galindo creía firmemente en la propuesta política de Carranza y en su posibilidad de crear una verdadera revolución en México. Finalmente, la candidatura de Carranza no consiguió su objetivo y Hermila decidió tomar las riendas de su futuro político.

El 2 de marzo de 1917, tomó el asunto en sus propias manos y se presentó como candidata a diputada de la Quinta circunscripción de la Ciudad de México. Gabriela Cano, historiadora, informó que "era la primera vez que, en México, una mujer contendía como elección electoral".

Aunque algunos registros muestran que Galindo obtuvo la mayoría de los votos, el Colegio Electoral rechazó sus resultados, alegando que solo estaban cumpliendo con la ley que prohíbe a las mujeres. Ella aceptó el rechazo pero dejó en claro que su propósito había sido mostrar públicamente que las mujeres podían ser elegidas y que se les debería permitir ocupar cargos públicos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más