7

Es injusto precisar el conocimiento de un Universo muy pequeño de habitantes alrededor de un parque. Aventuramos el paso por el Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo para contemplar el crecimiento al cual nos dirigimos y es la meta de incontables generaciones aspiracionales.

Muy pocas ciudades en el mundo tienen el nivel de CDMX, el ejemplo vale como un imán para inversionistas con presupuestos multimillonarios para vivir de lo mejor; hablando de Polanco especialmente, del conjunto de edificios que hay sobre Rubén Darío e inclusive el boom inmobiliario de las calles que siguen a Campos Elíseos.

Para quién no conoce, valga recomendar la pista de trote hasta el monumento a Ghandi, o paralelamente el paso de los espejos de agua que nos legó la administración de Vicente Fox.

Más allá por donde está la Embajada de Canadá sigue creciendo la remodelación constructiva cuyo atractivo para el visitante puede ser en seguida Presidente Mazaryk.

Por aquí no se han terminado las mejoras y se ha densificado la población teórica, aunque en los rincones cerca de Atropología y el nuevo Jardín de Winston Churchil frente a los Hoteles y el Auditorio, no se puede decir que se vea a los vecinos quienes seguramente estarán haciendo el nesting en sus edificios/bunker.

Para todo el mundo se ofrece sin embargo la atracción de Chapultepec. Lejos de las torres el museo es un tesoro renovable y permanente para todos, es parte de nuestra idiosincrasia encontrar en sus galerías, transformaciones que han dado sitio a un restaurante y una librería muy exclusivos.

El domingo asistimos al Tamayo para testimoniar la propuesta de esta temporada, misma que sin duda, viene a confirmar la capacidad de asombro en cuanto a la noción que hacemos del arte.

Vídeos destacados del día

¿Cómo explicar algo que debe vivirse? ¿Cómo venderle algo contemporáneo [VIDEO], sin mancharnos las manos con el rigor de la decadencia?

Leonor Antunes ha intervenido el espacio a modo de un adn que se ha adaptado a las paredes del recinto añadiendo algunos detalles de buen gusto al tiempo que una infinidad de escollos en cuanto a nuestra noción y las emociones que perviven a los misterios de los objetos a través de un recorrido.

La intervencionista ha expuesto en Norte América y Europa; vive y trabaja en Berlín. El paseo responde a la expresión de conceptos entorno a la materialidad de piso a techo de objetos ajenos a la figuración plástica narrativa. Las piezas están sujetas visiblemente a la arquitectura de modo intermitente y uno puede inventar su propio rumbo para apreciar el mensaje.

Hace Antunes referencia a arquitectos y diseñadores por medio de muebles y artesanías que giran en torno a su investigación . A partir de su relaciión con el textil oaxaqueño se presentan muebles que simulan el diseño del tejido.

La puerta del jardín, por cierto, estaba cerrada;aunque se puede ver que hay nuevas estructuras al reverso del edificio.

En seguida acudimos ligeros a Irradiciaciones de Vida y En busca de un Muro

El espacio está muy abierto, se ha montado un cuarto con fotos biográficas del oaxaqueño y su esposa Olgay y se aprecian distintas piezas muy específicas de colecciones atribuibles a José Clemente Orozco y Rufino Tamayo en Nueva York.

Uno puede sentarse a contemplar las obras emblemáticas para sentir la pulsión o aura de nuestro origen prehispánico, o confrontarse con algunas de las esculturas más audaces de la modernidad.

Evocamos al salir, la dualidad entre el extremo de un México que por añadidura puede poseer estas pinturas como parte de sus sueños. Nos salvamos de la crisis sexenal dando lustre a la huella del pasado, a los ciclos que nutren en cada momento la economía.

Nos quedamos con la pintura de Tamayo que se retoma; su constante exhibición pública aumenta su apreciación impregnando nuestro imaginario.

En la encrucijada del destino nacional es positivo para la consciencia hacer el paseo que nos lleva hacia todo aquello que si cuenta. Hasta nuestros días hemos sido afortunados de gozar de todo esto por encima de la corrupción y con la esperanza de tal vez ver Los Pinos transformado en el siguiente Disney Landia.