México está de celebración porque este año han coincidido dos acontecimientos importantes y que mueven masas: el mes del orgullo LGBTTI y la Copa del Mundo Rusia 2018, en la que la selección azteca está demostrando una superioridad avasallante y esperanzadora. Al mismo tiempo, ambos acontecimientos son los pilares de una gran dicotomía: la FIFA ha multado a la selección por sus cantos homofóbicos, específicamente, por usar la palabra "puto".

La buena noticia es que los hinchas han empezado a entonar cánticos de celebración y no ofensivos; los mismos cánticos que se oyeron ayer en Ciudad de México cuando miles de personas se reunieron en el Ángel de la Independencia para celebrar el orgullo LGBTTI, y que se unieron a los de los fanáticos que también celebraban la victoria de México frente a Corea del Sur. No más "eh...puto" ahora es "eh...México", una frase válida para todos.

Historia de la lucha LGBTTI en México

Según algunos historiadores, el primer grupo formado por homosexuales se formó en 1971.

Se trató del Movimiento de Liberación Homosexual, que operaba de manera clandestina, por temor a las represalias. Siete años más tarde, tres organizaciones más aparecieron en la escena, para brindar apoyo y educación a la comunidad: El Frente Homosexual de Acción Revolucionaria, el Grupo Lambda de Liberación Homosexual y el Oikabeth.

En Junio de 1979 se realizó el primer desfile del Orgullo Gay, cuya ruta fue por el Río Lerma, aquella marcha contó con apenas 100 asistentes.

Al año siguiente, se consiguió la aprobación para desfilar por el Paseo de la Reforma. Casi dos décadas más tarde, el desfile del Orgullo Gay cambió su nombre a marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero, para convertirse en un movimiento más inclusivo y fortalecido. Finalmente, en 2003, es aprobada la Ley Nacional Contra la Discriminación, que prohibe la discriminación basada en la orientación sexual. En 2010, la Ciudad de México fue la primera ciudad en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Políticos ausentes en la lucha

Aunque el movimiento LGBTTI en México sigue ganando terreno y fortaleciendo como institución e identidad para un gran porcentaje de la población, ninguno de los candidatos a la presidencia de la república se ha manifestado o ha compartido ninguna iniciativa en pro de este colectivo. Muchos de los asistentes al desfile del día de ayer, declararon al diario El País de España que "tenían miedo de un retroceso en las luchas sociales", después que el candidato López Obrador se haya aliado con el conservador Partido Encuentro Social (PES).

Asimismo, numerosos asistentes afirmaron que aún queda mucho por hacer en México en favor de la comunidad LGBTTI. Mientras Ciudad de México es "un oasis de tolerancia", el resto del país sigue asumiendo una posición muy retrógrada y desfavorable en contra de los homosexuales. Es por esta razón que los asistentes al desfile exigen que personajes públicos, como los políticos, se posicionen y "den la cara". No es suficiente con firmar leyes, sin que estas vengan acompañadas con campañas de concientización y educación para toda la población.

La celebración en el Ángel de la Independencia

Según algunos medios, se calcula que asistieron cerca de 100.000 personas al desfile del Orgullo LGBTTI en la Ciudad de México. A lo largo y ancho de la Avenida Reforma se podían vislumbrar banderas de arcoíris, el símbolo oficial, así como carrozas de diversos motivos y que contaron con el apoyo de instituciones como Citibanamex y Uber. El tema de este año fue: "40 años en libertad ¡No renunciaremos!"

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más