El mes pasado, Spotify

decidió sacar de su plataforma toda la discografía del artista R. Kelly y XXXTentacion, después de las acusaciones de acoso y violencia sexual que existen en contra del atista. A pesar de parecer una decisión correcta, la nueva política contra el odio del servicio de Música en streaming, no ha sido recibido de muy buena manera por algunas figuras de la industria musical. El CEO deTop Dawg Entertainment, que representa a Kendrick Lamar, amenazó con retirar la música del sitio.

Se trata del clásico caso de principios versus ganancias, así que la plataforma sueca ha decidido ofrecer declaraciones en las que afirma que revisará y revertirá su política. El dueño de Spotify ha dicho que a pesar de existir buena voluntad e intenciones por parte del servicio, se cree que el lenguaje y los principios de estas nuevas directrices es "muy vago" y podría prestarse a "malentendidos".

Esta situación no solo es un golpe a todas las posibles víctimas del cantante R. Kelly, sino de todas aquellas personas que han sido objeto de abusos por parte de figuras públicas y con poder. En las mismas declaraciones, Spotify afirma que no quiere que los "errores" cometidos por algunos artistas en su juventud produzcan un impacto negativo en su carrera actual.

Una vez más, la sociedad patriarcal sigue menospreciando la gravedad de los casos de abuso y violencia sexual, reduciéndolos a meros "errores de juventud".

Mientras tanto, las víctimas siguen sin tener apoyo real de grandes nombres y plataformas. Por el otro lado, el dinero sigue siendo el elemento que determina la gravedad de cualquier asunto y los abusos de poder siguen sin ser castigados con el peso que merecen.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más