Rosario Castellanos murió un día como hoy de 1974. Ilustre escritora y diplomática mexicana, fue una de las grandes figuras intelectuales del siglo XX y estamos a unas semanas del estreno en cines nacionales (24 de agosto) de "Los Adioses", película que aborda algunos aspectos de su vida. Es por eso, que como un homenaje a Castellanos y a manera de preparación para ver "Los Adioses", he decidido escribir acerca de Poesía no eres tú, antología de la célebre autora.

Lejos de la mesa de novedades, entre los escondidos pasillos de las librerías dedicados a la poesía se encuentra esta compilación titulada por su autora: "Poesía no eres tú". Este libro de 345 páginas reúne la obra poética de la chiapaneca Rosario Castellanos (México, 1925- Tel Aviv, 1974) escrita de 1948 a 1971. Publicado por primera vez en 1972, ha sido reeditado en cuatro ocasiones por el Fondo de Cultura Económica.

Dividido en catorce secciones, algunas de ellas subdivididas, hace un recorrido por las diferentes etapas de la vida, las impresiones de la muerte y el amor; diálogos, reflexiones, viajes, recuerdos son motivo de poemas. Desde las impresiones más íntimas del alma, hasta las traducciones de Emily Dickinson, Paul Claudel y St. John Perse conocemos que poesía lo es todo, menos tú.

'Sin embargo, recuerdo...'

La antología inicia con el poema Apuntes, para una declaración de fe un nuevo génesis, propio de la religiosidad mexicana del siglo XX y vigente hasta nuestros días, que embona perfectamente con la primera parte del libro: "Trayectoria del polvo". La vida y la juventud conocedoras de su condición efímera, se presentan en diversos poemas llenos de inter-textos clásicos: bailes con festines dignos de Baco, flores, ríos, jardines, tan exuberantes como la flora chiapaneca y paisajes efervescentes como la adolescencia.

Después de ubicarnos en nuestro mundo de ríos de sangre en Apuntes para una declaración de fe, Castellanos nos supone pequeños y desnudos, creciendo sin motivos: “Me desgajé del sol (era la entraña, perpetua de la vida) y me quedé lo mismo que la nube, suspensa en el vacío”.

De la vigilia estéril es una vista del amor entre la creación y la muerte: “Polvo, más polvo enamorado” diría Quevedo del amor, que va más allá de la muerte.

Inevitable para quienes conocen la biografía de Rosario Castellanos, no imaginar sus cartas dirigidas a Ricardo Guerra, despojadas del humor irónico de la poeta y sólo con el sentimiento amorosamente vacío, que se prolongará en páginas y páginas de poesía. Los siguientes capítulos como El rescate del mundo, Poemas, Al pie de la tierra, si bien llenos de nostalgia por la infancia en Chiapas, los recuerdos de lugares y personas, se irán plagando el humor característico de la autora, aunque sin dejar atrás la soledad y el vacío, enfrentarán problemáticas de reflexión más filosófica y menos intimista. Problemas que aquejan más al mundo que a la poeta.

' Yo soy un ancho patio, una gran casa abierta: yo soy una memoria'

Lívida luz, Materia memorable, En la Tierra del medio contienen poemas en los que la mujer se enfrenta como mujer al mundo, nuevamente se presenta el binomio de la vida y la muerte. Un feminismo mexicano del siglo XX, aún vigente para la sociedad contemporánea. Hay una serie de cambios políticos, sociales, culturales en el país: hechos que marcarán la historia del mexicano como la matanza del 2 de octubre de 1968, interpretado todo desde los ojos de un sujeto poético activo, pero impotente.

Cualquier lector consciente de lo que se vive día a día, empático con las otredades se sentirá plenamente representados en aquellas palabras. Después de todo, la poesía son las palabras en su significado verdadero. Los sentimientos más humanos están presentes en cada verso, sobre todo en Lívida Luz.

La dramatización de sus poemas es realmente impecable, diálogos ingeniosos que darían para más de una representación teatral exitosa o que, al menos, quisiéramos usar en más de una discusión. La compilación poética Poesía no eres tú es un acercamiento muy completo a la poesía de Rosario Castellanos, imprescindible tenerla en el librero. Perfecta para aquellos que apenas se acercan a la poesía, pues no deja tema sin tocar, con todos los matices y palabras, del humor a la tristeza más honda. Idónea, también, para los lectores frecuentes de los más afamados poetas, que encontrarán riqueza en el manejo de la lengua y la intervención de otros textos en su poesía. La obra de Rosario Castellanos no se limita a la poesía, posee libros de narrativa y ensayos entre los que destacan la novela Balum Canan y las reflexiones de Mujer que sabe latín…

Un solo poema de esta colección podría haber abarcado toda la reseña, que mejor recomendación que el libro hable por sí mismo.

La promesa

Te lo voy a decir todo cuando muramos. Te lo voy a contar, palabra por palabra, al oído, llorando. No será mi destino el del viento que llega solo y desmemoriado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más