La llegada del invierno entre los meses de noviembre y febrero representa una época con bajas temperaturas y nevadas, lo cual puede enfermar a los perros, aunque vivan dentro de la casa y sean alimentados diariamente. Por este motivo, es necesario tomar precauciones para evitar dolencias caninas y enfermedades veterinarias en el mejor amigo del hombre.

Durante el invierno, los perros no pueden mantenerse en patios o jardines durante horas prolongadas, porque se pueden dañar sus mecanismos de regulación térmica.

Los cachorros y perros ancianos tienen una alta sensibilidad a las bajas temperaturas y no pueden estar expuestos al frío.

La dieta de los perritos debe ser balanceada durante el invierno, para asegurar que reciba las calorías adecuadas y los nutrientes ideales para que se mantengan saludables. Los perros deben tener agua fresca para beber, aún en lugares nevados y fríos.

En la época invernal, los perros deben salir a pasear con un abrigo y también con zapatos especiales para los canes, con el objeto de evitar el contacto directo con la nieve.

También necesitan un aislante térmico durante las noches para dormir, una cama suave y esponjosa para que descansen protegidos contra el viento y el frío, deben tener una manta seca y limpia en su cama.

Debido a la intensidad de las bajas temperaturas extremas, los perros no deben dormir a la intemperie o permanecer durante el día en los jardines o patios de las casas, porque pueden padecer de hipotermia, debido al clima congelado, el viento y la nieve. Deben permanecer dentro de las casas y protegidos con sistemas de calefacción.

El mejor amigo del hombre desde la antigüedad

Desde la antigüedad, el perro se ha destacado entre las otras 4 mil 236 especies de mamíferos no humanos existentes en el planeta, hasta convertirse en el mejor compañero del hombre. Millones de hogares en todo el mundo tienen perros y se ha comprobado que la gran mayoría de las familias crían más perros, que gatos.

El solemne contrato que se estableció entre el perro y el hombre tiene una antigüedad de más de 10 mil años.

El hombre prehistórico criaba perros para que fuera su acompañante cuando iba de cacería, al igual que las comunidades indígenas tenían perros para que ladraran y los protegieran si se acercaban personas extrañas a sus aldeas.

El perro se ha convertido en el mejor amigo del hombre, porque nos concede un valioso lugar en sus manadas, se unen con las nuestras y tratan de comprender nuestros deseos. Los amantes de los perros establecen un estrecho lazo de comprensión con sus compañeros caninos y sus dueños deben aprender a cuidar a estas criaturas tan excepcionales y deliciosas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más