¿Imagina vivir en un vecindario donde todas las casas estén pintadas con dibujos coloridos? Pues así es la Villa de Nantun, perteneciente a la ciudad de Taichung, conocida como “Rainbow village” por sus coloridas calles.

Este lugar es un vecindario para militares retirados, sin embargo, con el paso de los años y el crecimiento de Taichung, Nantun se convirtió en objeto de deseo para inversionistas inmobiliarios.

Anuncios
Anuncios

Fue así, que con el fin de conservar el único sitio que él ha considerado como su hogar, Huang Yung-fu, un soldado jubilado de 93 años, comenzó a pintar las casas con murales para evitar su desalojo.

El esfuerzo de Yung-fu motivó a los 11 vecinos que aún continuaban habitando sus viviendas a decorar todas las calles. El anciano se levanta cada día de madrugada para empezar a pintar desde los tejados hasta las banquetas, ha logrado crear un espacio maravilloso y lleno de color, convirtiéndolo así en un fuerte atractivo turístico y evitando con ello la demolición de las antiguas casas.

Anuncios

A pesar de que el creador de esta iniciativa nunca tuvo acceso a estudios profesionales en Arte, dibuja obras armónicas y agradables que constituyen una pequeña ciudad-mural. Según lo que ha comentado en entrevistas, pinta lo que su padre le enseñó de niño, por lo que los diseños que decoran Nantun son adorablemente infantiles. No por nada Yung-fu ha sido apodado “Rainbow Granpa”.

Un lugar diferente para conocer

Actualmente los visitantes pueden recorrer las calles y tomarse las fotos más instagrameables que se les ocurran totalmente gratis, sin embargo, los mismos guías aconsejan dejar una propina voluntaria para el trabajo de los veteranos, así como darse una vuelta por la tienda de souvenirs que tiene el llamado "abuelo arcoiris", Yung-fu, creador de los dibujos de la villa.

Para llegar a Nantun son 40 minutos de recorrido desde el centro de Taichung. El recorrido por la villa no requiere más de 15 o 20 minutos, aunque a través de páginas de viajes o con una agencia turística se puede accesar al taller de Yung-fu. Debido a la popularidad que ha adquirido el sitio, se aconseja visitarlo entre semana, pues los fines de semana se satura.

Ejemplo para todos

El abuelo arcoiris, nos motiva con su ejemplo y firme decisión a mejorar nuestra comunidad.

Esta no es la primera, ni la única historia en la que una comunidad ha configurado un sentido de identidad y pertenencia a través del arte. Embellecer espacios es uno de los signos más visibles de civilización, innegable el reconocimiento que todo el mundo hace de ciudades como Florencia, en Italia, donde durante siglos sus habitantes se encargaron de llenarla de arte y arquitectura que además de funcional, fuera estética, por ejemplo.

Anuncios

Así que explotemos nuestra creatividad, que llenar de colores y belleza lo que nos rodea, es también una forma de ayudar al mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más