Una pequeña historia del pan ha permitido a muchos expertos en nutrición descubrir que la elaboración de pan casero era una costumbre común en los pueblos rurales antiguos y este alimento era consumido a diario, en las mesas de muchos hogares a comienzos del siglo XX. No se fabricaba todos los días, solo una vez por semana máximo, y de acuerdo a las posibilidades de las familias de la época.

Otros escritos sobre la historia de pan también lo relacionan con Francia.

El pueblo de París hizo la Revolución de 1789, entre otros motivos, porque le faltaba el pan. Sin embargo, rara vez se dice si reclamaba pan negro o, en lo posible, pan blanco.

Las infinitas variedades de pan

En más de un siglo, el plan blanco ha llegado a ser usado a diario y se ha convertido en un alimento muy apetecible para todas las edades. Los adelantos industriales le han conferido numerosas variaciones, especialmente comunes en las sociedades modernas.

Con frutas, con cereales, rellenos de mermeladas, siempre el pan es un alimento básico, con miles de formas extraordinarias.

Muchos hogares antiguos no elaboraban el pan a diario, por este motivo, aprendieron a almacenarlo y a tener el cuidado de no malgastar ni una sola miga. La escritora francesa, Emilie Carles, escribió en el libro, Une soupe aux herbes sauvages (1978), que “Desde el comienzo hasta la terminación del invierno, comíamos pan duro. Para cortarlo, teníamos un cuchillo especial, tan duro era…pero era bueno”.

El pan: un alimento muy común

Hoy en día muchas personas salen a la calle a trabajar y llevan consigo, entre sus meriendas, algún tipo de alimento preparado con pan, lo cual demuestra a larga trayectoria que tienen en las dietas de muchas generaciones. Pero, en las ciudades es el panadero el que hace el pan, muchas veces menos duro, pero también menos simbólico.

La evolución también permitió que los molinos rurales se cerraran y el pan casero desapareció, en beneficio del pan del panadero; además, siempre sigue existiendo especial interés de parte de los compradores por el plan blanco.

Los estudios sobre el origen del pan, señalan que después de la Segunda Guerra Mundial, como reacción, mucha gente ha querido verdaderamente un pan más blanco, mientras que el panadero, al igual que el campesino de antaño, ha tratado de hacer su Trabajo menos fatigante. Por ese motivo, las etapas de la panificación como el amasamiento, fermentación y cocción se han acelerado, con resultados muchas veces, poco agradables.

A pesar de esto el delicioso pan continúa consolidándose como un alimento único e infaltable en las comidas de muchas familias, en las meriendas de los estudiantes y trabajadores y en los mesones de banquetes de muchísimos festejos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más