La cocina cubana se destaca por recetas que combinan las costumbres culinarias de España, África y El Caribe. Entre sus platillos se encuentra el arroz Congrí, que ha traspasado fronteras por su calidad y facilidad de preparación. La gastronomía de Cuba también incluye platos como el lechón asado, la caldosa, los tostones o chatinos, el ajiaco, la yuca con mojo y el flan de plátanos maduros.

Algunas recetas cubanas combinan especies para realzar sus sabores y utilizan técnicas de elaboración heredadas por los pobladores taínos nativos.

Posteriormente, se combinó este estilo culinario con la cocina española y africana, junto a algunas influencias caribeñas.

La receta del arroz Congrí no se quedó solamente en Cuba, lentamente se fue integrando a la gastronomía del Caribe y Latinoamérica. Los frijoles negros o caraotas son uno de sus principales ingredientes. Mientras, la palabra “congrí” es un término que se deriva de la mezcla del arroz blanco con los frijoles negros, de la cual se obtiene su color grisáceo característico. A este platillo también se conoce también con el nombre de “Moro con Cristiano”.

El estilo culinario cubano

La cocina cubana también tiene una gran influencia de sus cultivos típicos. Los pobladores nativos cosechaban batatas, maíz, calabaza y quimbombó; estos alimentos eran utilizados como ingredientes en muchas de sus recetas. Igualmente es tradicional encontrar en la gastronomía cubana platillos realizados con alimentos marinos, como el tiburón, las lisas, los cobos, las caguamas, las chernas, los manjuaríes y las kawamas.

La receta del arroz Congrí

Los ingredientes de este platillo son ¼ de kilo de frijoles negros (caraotas), 1 y ¼ de litros de agua, ¼ de carne de cerdo, 1/8 de jamón o tocino, 1 cebolla grande picada en trocitos, 5 dientes de ajo triturados, 1 pimiento verde, 1 cucharada de sal, ¼ de cucharadita de orégano, ¼ de cucharadita de comino, 1/8 de cucharadita de pimienta, ½ kilo de arroz, ½ cucharada de azúcar y 8 cucharadas de aceite de oliva.

Para preparar esta receta se remojan los frijoles negros o caraotas en una cacerola con agua y un poquito de bicarbonato, desde la noche anterior y al día siguiente se cambia el agua y se llevan los granos a fuego con el pimiento, hasta que ablanden. Posteriormente, se cuelan y se debe medir el caldo restante, se necesitarán ¾ de litro de este líquido para cocinar el arroz.

En una cacerola se vierte el caldo, cuando todos los ingredientes comienzan a hervir se le añade el arroz crudo, se revuelven lentamente y se incorporan los frijoles negros, junto al azúcar.

Se tapa la cacerola y se cocina esta preparación hasta que el arroz se ablande. Se baja el fuego al nivel mínimo, y se deja cocinar esta mezcla durante diez minutos más.

Finalmente, se sofríe en un caldero la carne y el tocino cortado en trocitos. Poco a poco, se agrega la cebolla, el comino, el orégano, la pimienta, la sal y los ajos. Esta preparación se le agrega al arroz, se tapa la cacerola y se cocina a temperatura media.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más