La cocina de Italia es un singular mezcla de sabores, que combina ingredientes tradicionales como el aceite de oliva, los tomates, especies aromáticas y la infaltable pasta. Sus deliciosos sabores reflejan la variedad cultural de sus regiones, así como la fuerte diversidad de su historia. El estilo culinario italiano refleja aspectos de la gastronomía mediterránea y, por su calidad, ha sido declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco.

Entre los platillos italianos más famosos se encuentran las recetas a base de pizzas, pastas, el risotto y el gelato. Sin embargo, muchas de las recetas tradicionales cambian de una región a otra, por ejemplo, la polenta es uno de los platos típicos de la región romana y la pizza, en sus distintas variedades es típica de Nápoles. Como acompañante de sus deliciosos platillos se encuentran una gran variedad de exquisitos vinos: blancos, tintos y rosados; al igual que una amplia oferta de quesos, como el pecorino sardo, provolone y la mozzarella di bufala.

El menú típico italiano

Los exquisitos sabores de la cocina italiana suelen presentarse en grandes menús en sus diferentes restaurantes y están conformados por cuatro platos, entre ellos: el antipasto, el primo plato, el secondo plato y el dolce.

El antipasto es el platillo de entrada, que ofrece a los comensales algunas delicias como aceitunas, uvas, embutidos, mariscos, vegetales cocidos y quesos.

El primo plato se elabora a base de pastas, risotto o sopas de diversos tipos; mientras el secondo plato son recetas a base de carnes o pescados, acompañados de verduras estofadas o polentas, finalmente el dolce, que puede ser torta tiramisú, budín, macedonias o profiteroles.

Receta de lasaña boloñesa

Una preparación para 6 personas deberá incluir los siguientes ingredientes: 1 paquete de pasta para lasaña, ½ cebolla, ½ apio, ½ porro, 5 zanahorias, 200 ml de aceite de maíz o girasol, 1 kilo de carne molida, 1 kilos de jitomates, 500 gr de queso manchego rallado, sal y pimienta negra al gusto.

El procedimiento para la elaboración de la lasaña es muy sencillo, primero se debe picar la cebolla, el porro, el apio y las zanahorias en cubitos muy pequeños. Se sofríen la cebolla en el aceite caliente, se agrega el porro, las zanahorias y el apio cortados. Se agrega lentamente la carne molida para freírla. Luego se muelen en la licuadora los jitomates, se cuelan y se reducen a la mitad. Esta mezcla se incorpora a la preparación anterior.

Se salpimienta y se verifica la sazón. En un refractario mediano se coloca una capa de pasta, luego una capa de carne y se cubre con el queso manchego. Se continúa con esta operación hasta llenar completamente el refractario. Finalmente, se hornea a 180 grados °C, durante 30 minutos aproximadamente. Se retira del horno y se sirve caliente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más