El pan de miel forma parte de la repostería más antigua, lo conocían ya los antiguos egipcios, griegos y romanos. En la antigüedad, la miel era el único producto utilizado como edulcorante y muchas familias aprendieron a prepararlo en casa o se dedicaban a venderlo en los comercios de las pequeñas ciudades o pueblos rurales del continente europeo.

Los expertos en gastronomía aseguran que para la elaboración del pan de miel, en los tiempos antiguos, la masa se decoraba con figuras y ornamentos, en muchos casos, este alimento de repostería tenía carácter de ofrenda.

En algunos países de Europa, cuando se fundaron las primeras ciudades, aparecieron los primeros establecimientos de venta de panes elaborados con especias, mientras en muchos hogares las abuelas y madres transmitían la receta tradicional del pan de miel a sus descendientes.

En los grandes mercados, la gente podía comprar los primeros panes elaborados con especias. De acuerdo a los historiadores, los pequeños comercios que vendían estos panes se podían encontrar en los cruces de las vías comerciales más importantes.

Los primeros establecimientos que comercializaban estos panes aparecieron en el año 1293, en la ciudad de Schweidnitz, en Polonia y durante el año 1350 en las ciudades alemanas de Nuremberg y Ulm.

Las decoraciones de repostería y panes

Las tradiciones culinarias europeas, en relación a las miles de formas de preparar panes, se fueron diversificando con el paso de los años y con el tiempo se desarrollaron las más diversas especialidades. Los estudios sobre la evolución gastronómica del viejo continente revelan que, gracias a lo que se conoce hoy en día como baño de azúcar, los panes de especias antiguamente se decoraban con adornos y flores.

Muchas recetas de panes tradicionales de Europa incluían decoraciones con motivos relativos a la vida cotidiana, se utilizaban las figuras de los cuentos y de las fábulas, además de algunas escenas bíblicas y religiosas.

Adicionalmente, la masa que era utilizada para la elaboración de los panes de vaciaba en moldes de madera o arcilla. Solamente con el transcurrir de los años fueron evolucionando los utensilios utilizados para la cocción de los panes, debido a la incorporación de nuevas técnicas culinarias y aparatos de cocina.

El comienzo de la Navidad invita a cocinar los platillos típicos de esta temporada del año

Con la llegada de la Navidad, muchas familias se preparan para comenzar a adquirir los ingredientes necesarios para la elaboración de los platillos de Nochebuena y Fin de Año. Es común observar en muchos países a la gente entusiasmada por preparar las deliciosas recetas navideñas, transmitidas por las generaciones anteriores y que, gracias al sus valores culturales, se mantienen vigentes hoy en día.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más