Los gatos se conocen desde el antiguo Egipto. Su suerte ha variado a lo largo de los años, porque en la antigüedad fueron animales reverenciados como dioses, mientras que en otras culturas fueron rechazados y aborrecidos. Las razas de gatos no son muy variadas, la mayoría son siameses, angoras y persas, hasta los gatos comunes - nocturnos vagabundos - que deambulan en las calles. Aunque son similares en muchos aspectos, cada uno tiene su personalidad propia.

Los médicos veterinarios afirman que si las familias han escogido un gato como mascota, han hecho bien. Estos bien parecidos, inteligentes y afectuosos animales, tienen una gracia y dignidad propia.

Los gatos son mascotas fáciles de cuidar, pero es necesario el conocimiento de sus hábitos y necesidades, para que esta tarea sea mucho más fácil.

La alimentación de los gatitos recién nacidos

Algunas investigaciones sobre medicina veterinaria, demuestran que los gatitos pequeños deben permanecer con sus madres hasta las cuatro o seis semanas. Si se adopta un gato menor de cuatro semanas, es necesario consultar al veterinario sobre la fórmula y el mejor horario de alimentación. Algunas fórmulas alimenticias para niños o animales pueden sustituir la alimentación materna. Puede suministrárseles leche de cabra evaporada o enlatada; calentada a temperatura ambiente puede ser satisfactoria para la nutrición de los gatitos muy pequeños.

Los gatos recién nacidos pueden ser alimentados cada dos horas con un tetero o un gotero para animales. Los veterinarios aconsejan que estos animalitos ingieran aproximadamente una cantidad de una cucharada de leche o más, varias veces al día.

A las cuatro semanas de nacido es necesario incorporar en la dieta de los gatitos comida sólida, junto con la leche evaporada.

Los gatos tienen requerimientos nutritivos específicos. Para una dieta balanceada necesitan agua, proteína, ácidos grasos y vitaminas. Los nutrientes esenciales de los gatos están contenidos en una serie de alimentos para gatos, preparados científicamente.

Es necesario tener siempre agua disponible en cuando los gatitos empiecen a comer solos, y a ingerir sólidos.

Igualmente, se debe reducir la frecuencia de las comidas, pero aumentar progresivamente las dosis. A los dos meses el gatito debe comer sólidos sin mezclarlos con leche.

La mejor forma de alimentar a un gato adulto

Después de los seis meses, el animal ahora ya es un gato. Estará satisfecho con dos o una comida diaria. Una es suficiente, pero dos no hacen daño y pudieran mejorar las relaciones humano - felinas. Otros gatos preferirán tener comida disponible concentrada, para degustar durante el día a menudo.

Los gatos adultos necesitan ingerir grasas de origen animal y proteínas para estar bien alimentados. Es conveniente ofrecerles alimentos comerciales para felinos, especialmente los de alta gama.

Sin embargo, también se les puede preparar comida casera que incluya pescado, como las sardinas, porque tienen un alto valor nutritivo que ayuda a mantenerlos sanos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!