Algunas sugerencias nutricionales pueden mantener a los gatos vigorosos y saludables. Nunca debe alimentarse a los gatos con pollo cocido o huesos de pavo, estos se astillan fácilmente y se les puede atascar en la garganta o en los intestinos. Tampoco es conveniente ofrecerles comida sacada directamente del refrigerador. Es necesario evitar darles de comer pescado crudo de agua dulce, porque contiene una enzima que destruye algunas vitaminas. Las comidas frías puede ocasionarles vómitos.

Los veterinarios afirman que algunos gatos toman leche, otros no.

Esta bebida no es imprescindible para gatos adultos y a algunos les hace daño. No se debe dejar la comida de los gatos al aire, porque se seca y se torna con mal sabor. Si el dueño del gato está obligado a dejar comida afuera, debe hacerlo solo con comida concentrada y seca, pues no se daña rápidamente.

A la dieta normal de los gatos puede agregárseles vegetales cocidos, requesón, huevos, carne molida cruda de res, hígado, riñón, corazón o vísceras. Es necesario evitar alimentarlos con cochino o pescado crudo.

Todos los gatos se cansan de la monotonía de la comida y les gustan las comidas a tiempo. Es prudente hacerles un horario alimenticio y mantenérselo diariamente. Es importante tenerles agua fresca a su disposición.

La mejor vivienda para los gatos

Estudios sobre cuidados veterinarios demuestran que el gato joven necesita una caja no profunda y acolchada, o una cesta en un sitio cálido, sin corrientes.

El gato adulto se adapta a cualquier casa o apartamento, finca, tienda o fábrica. No van a estar siempre afuera o escondidos en un sótano húmedo. Los gatos son mascotas hogareñas, que necesitan del amor y la compañía de sus dueños.

Un gato que se cría en un patio o jardín podría escaparse y no regresar más. Además, será un problema para los vecinos, una amenaza para los pájaros y otros animales silvestres.

Por otra parte, estará más sujeto a enfermedades y heridas. Es aconsejable mantener al gato dentro de la casa durante las noches.

El aseo del gato

Los gatos son mascotas que requieren de pocos esfuerzos para mantenerlos aseados. Es importante cuidar su pelaje con un cepillo de púas separadas. Desde que son pequeñitos es convenientes acostumbrarlos a esta rutina acariciándolos poco a poco, especialmente en el área de su tripita y otras zonas difíciles de alcanzar, para que esta mascota se acostumbre a las manos de sus amos. Es un proceso que amerita un poco de paciencia, pero poco a poco irá aceptando la rutina del cepillado como algo normal y no saldrá corriendo apenas vea el cepillo en la mano de su dueño.

Los propietarios de los gatos tienen la responsabilidad de proveerles a estas mascotas: Salud, comodidad, bienestar, seguridad y comportamiento. En muchos países hay reglas muy estrictas para la crianza doméstica de los gatos y, en caso de comprobarse maltrato animal hacia los felinos, los dueños deben pagar altas multas e inclusive ir a la cárcel. Especialmente si se comprueba la existencia de una sobrepoblación de gatos descuidados en los hogares.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!