El antiguo perro de montaña pirineo probablemente emigró de Asia Central a Europa. Algunos estudios sobre zoología revelan que los fósiles señalan de esta raza ha estado viviendo en Los Pirineos aproximadamente 4 mil años, desde la Edad del Bronce. El pastor de Los Pirineo, junto con el Mastin Español y el Mastino Napolitano, son razas caninas descendientes del antiguo perro tibetano.

El Pastor de Los Pirineos tiene características extraordinarias, suelen ser altos, impresionantes y se han desarrollado en las montañas del suroeste de Europa como perros inteligentes, valientes y fuertes. Con sus sentidos de alerta y su pelaje resistente a la intemperie, fueron perfectamente capaces de proteger a las ovejas contra los depredadores.

La historia de Madame de Maintenon y los perros Pastor de los Pirineos

En el siglo XVII, fueron descubiertos por la nobleza francesa y se utilizaron para salvaguardar los castillos como los de Foix, Lourdes y Carcasona. En 1675, Madame de Maintenon, niñera del Príncipe Heredero, conoció a esta raza cuando visitó "les eaux de Barèges". Ella decidió llevarse uno a París. Este alto perro blanco fue admirado en la corte del Rey Sol, donde recibió la noble distinción de "Perro Real".

El Pyrenean Mountain Dog estuvo presente en la primera exposición canina francesa en 1863. Muy pocos de estos perros fueron vistos fuera de su país de origen, antes de 1930. A partir de ese momento, se exportaron varios perros reproductores de alta calidad a Norteamérica e Inglaterra.

Los perros pastor de Los Pirineos en el siglo XIX

A partir del final del siglo XIX, el perro de montaña Pirineo parecía ser más común en las montañas pirenaicas, como resultado de la escasez de depredadores que hicieron necesaria su presencia. En las últimas décadas, el retorno natural o la reintroducción de lobos, osos, linces y el aumento de los ataques mortales de perros callejeros han obligado a reintegrar a los perros de montaña pirenaicos en su entorno original.

Los Pirineos de hoy

Hoy, el perro de montaña pirenaico está presente en todo el mundo. Lo utilizan como pastor, una tarea en la que se destaca. También es muy apreciado por su calidad excepcional como perro de compañía. Amante y cuidador de todos, especialmente muy protector con los niños. No tiene un carácter agresivo, solo se alteran ante la presencia de extraños, que pudieran acercarse al hogar o a los jardines circundantes.

Los perros pastor de Los Pirineos ¡no son la mascota ideal para todos! Los maduros y tranquilos Grandes Pirineos necesitan mucho espacio, grandes jardines y praderas para correr, al menos, una hora diaria. Como raza son notablemente saludables y de larga vida. Tienen pocos problemas genéticos importantes y generalmente viven entre 10 y 12 años.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!