El baterista de Death, Angel Will Carroll, de 47 años, dice que fue directo al infierno y fue castigado por Satanás mientras estaba en coma luchando contra el coronavirus, y dice que la experiencia lo ha obligado a adoptar una creencia en un "poder superior". .

El rockero de heavy metal dio positivo a COVID-19 a mediados de marzo después de que regresó a su hogar en San Francisco luego de una gira por Europa.

El 18 de marzo, lo llevaron de urgencia al Centro Médico California Pacific, donde lo conectaron a un ventilador y lo colocaron en coma inducido cuando los médicos descubrieron litros de líquido en sus pulmones.

Carroll pasó los siguientes 12 días en estado de coma, durante los cuales se vio a sí mismo abandonar su cuerpo y caer en picada al infierno, donde Satanás lo castigó por el pecado mortal de la pereza.

Le dijo a The San Francisco Chronicle que la mujer demonio 'lo transformó en un Jabba, el monstruo tipo Hutt que vomitó sangre hasta que tuvo un ataque al corazón'.

La experiencia ha llevado al músico a reevaluar su vida

El baterista dice que ha adoptado una creencia en un poder superior y ahora ha abandonado el alcohol y las drogas.

Los médicos paralizaron químicamente al baterista para que su cuerpo pudiera soportar estar con un ventilador pero el corazón de la estrella falló durante los primeros días porque la medicación necesaria para mantenerlo con un respirador era muy agotador para su cuerpo.

Los médicos lo trataron con hidroxicloroquina y remdesivir, y lo voltearon sobre su estómago durante 18 horas al día para mejorar el flujo de oxígeno en todo su cuerpo.

Finalmente pudo salir del coma y apagaron su ventilador el 30 de marzo

Carroll aseguró que se despértó en la cama del hospital con tubos en su cuerpo, y que había una enfermera allí y que sus primeras palabras fueron:"¿Todavía estoy en el infierno?" , mientras ella lo ignoraba.

En las seis semanas posteriores, Carroll ha cambiado por completo su vida. Él dice que ya no fumará marihuana ni se dejará llevar por el alcohol, aunque continuará comiendo comestibles y ocasionalmente tomará sidras. Pero tam,bién dijo que no dejará de de escuchar metal satánico, y que todavía ama a 'Deicide' y bandas como esa.

También dijo que ahora también cree en 'un Dios' después de su experiencia cercana a la muerte, porque 'siente que las oraciones de su familia y amigos lo ayudaron a salir adelante'.

Will Carroll fue uno de los primeros pacientes con coronavirus en estado crítico en ser tratado en el Centro Médico California Pacific. En los meses posteriores, el virus ha infectado a miles de personas más en todo San Francisco.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!