El Museo de Arte Moderno de Nueva York ha lanzado su considerable peso cultural detrás de la campaña para rescatar el brutal edificio de Bloques en Y de Oslo y sus dos gigantescos murales arenados del artista español Pablo Picasso.

Martino Stierli, conservador jefe de arquitectura y diseño del museo, y Ann Temkin, conservadora principal de pintura y escultura, firmaron una carta a la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, expresando su "grave preocupación" por la inminente destrucción del edificio.

Se pidió al gobierno que se reconsiderara la decisión

La carta pedía a su Gobierno que "reconsiderara la decisión aprobada para la demolición".

El edificio, explicaron, era "un ejemplo significativo de arquitectura brutalista europea", diseñado por el notable arquitecto noruego Erling Viksjö, mientras que los murales habían marcado una nueva etapa en la carrera de Picasso.

En la fachada del edificio del Bloque Y se pueden encontrar los frescos ejecutados por el pintor noruego Carl Nesjar "El pescador" y "La gaviota" colocada en el recinto. Estos murales pasarían a ser relocalizados.

"Los murales de Picasso para el bloque en Y de muchas maneras señalan el comienzo de las famosas obras de escultura monumental del artista que se pueden encontrar en ciudades como Chicago y Nueva York", escribieron.

"Como tal, el conjunto es un excelente ejemplo de la noción de una 'síntesis de las artes' de posguerra", continuaron, y agregaron que su eliminación marcaría "una pérdida significativa del patrimonio arquitectónico noruego".

Gro Nesjar Greve, la hija de Carl Nesjar, el pintor noruego que creó los murales, dijo que el edificio había estado oculto a la vista desde principios de este mes.

Si se mueve de lugar el mural, se romperá

El edificio fue cercado hace diez días, y The Fishermen [uno de los murales] estaba cubierto. Los trabajadores en el sitio comenzaron a perforar, pero es preocupante ya que una vez que comiencen a mover el mural, se romperá.

Nadie ha explicado cómo lo harán. El arte es el muro.

El gobierno de Noruega anunció su plan para demoler el bloque Y en 2014, tres años después de que fue abandonado luego de sufrir daños en el ataque terrorista gemelo de Anders Breivik. La mayoría de los partidos políticos de Noruega respaldaron la decisión dos años después, con planes elaborados para eliminar los murales e incorporarlos a la fachada de un nuevo edificio del gobierno.

La Dirección de Patrimonio Cultural de Noruega ha sostenido constantemente que el bloque Y y su bloque H vecino deben conservarse, al igual que la Asociación Nacional de Arquitectos. Una petición para salvar el edificio, que comenzó un año, recibió casi 50,000 firmas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!