5 nuevos hábitos que te ayudarán a vivir una vida más ecológica

Llevar una vida más ecológica nos ayuda a todos
Llevar una vida más ecológica nos ayuda a todos

Repensar la manera de separar la basura o rellenar una botella de agua en lugar de comprar una diario, tienen impacto en el hogar y en el planeta

Pincha para ver el vídeo
Blasting News

Ser consciente del medio ambiente puede resultar muy agotador y consumir mucho tiempo. Pero hay algunos pasos simples que podemos tomar para ser un poco más ecológicos sin salirnos de nuestro camino o cambiar completamente nuestro estilo de vida.

¿Cuántas veces has sentido esa punzada de culpa cuando tomaste esa pajita de plástico para tu refresco, o cuando tiraste todas esas cajas de cartón a la basura? Bien, entonces no tienes que contar, pero supongo que la respuesta probablemente sea mucho. Y es que sí, muchos estamos preocupados por el medio ambiente y el daño que le estamos haciendo a nuestro frágil planeta, pero muchos menos, uno de cada cinco, dicen que están dispuestos a hacer un esfuerzo todo el tiempo. Esa es la parte difícil: muchos de nosotros nos preocupamos profundamente, pero no estamos seguros de qué cambios hacer, qué impacto tendrá e incluso podemos sentirnos un poco impotentes.

Para ello te damos aquí 5 opciones sencillas que te dará una idea de cómo empezar a apoyar al planeta poniendo tu granito de arena:

1

Consigue algunos contenedores de reciclaje

Tu cubo de basura estándar generalmente contiene algunos artículos perfectamente reciclables que no tienen nada que ver con un vertedero normal. Consigue un par de contenedores más, etiquétalos de acuerdo con las pautas de reciclaje de tu ciudad (latas, bolsas de plástico, papel, etc.) y haz el hábito de tirar la basura en el lugar adecuado. De esta manera, reciclar será mucho menos complicado y te sentirás mucho mejor con tus esfuerzos ambientales.

2

Haz tu propio caldo de verduras

La próxima vez que peles algunas verduras o cortes un poco de ensalada, coloca las sobras en una cacerola u otro recipiente pequeño y colócalas en el congelador. Cuando tengas suficientes sobras (alrededor de 3-4 tazas), cúbrelas con agua y déjalas hervir a fuego lento durante 45 minutos. Luego, cuela las sobras y tendrás un caldo muy nutritivo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!