La gastronomía mexicana está impregnada de muchos sabores y las recetas preparadas a base de tartas y hojaldres son una de sus mejores especialidades. Con el delicioso aroma a recién horneado que desprenden las tartas y los hojaldres, las cocinas mexicanas adquieren un exquisito aroma muy hogareño.

Tarta de espinacas

Para la preparación de esta sabrosa receta mexicana se necesitan 300 gramos de espinacas frescas, 200 gramos de queso manchego rallado, 1 diente de ajo, ¼ de cebolla, 250 mililitros de crema, 2 huevos, 25 mililitros de leche, sal y pimienta al gusto.

Para comenzar el proceso de elaboración de la deliciosa tarta de espinacas de debe cortar las espinacas en tiritas delgadas, luego de pica el ajo y la cebolla en pequeños trocitos.

Luego se tiene que acitronar el ajo y la cebolla en aceite. Se agregan las espinacas y se cocina a fuego bajo durante, al menos, 3 minutos. Se retira del fuego.

Después de baten en un tazón mediano los huevos, la crema y la leche con una cucharada de madera o una batidora manual o eléctrica. Se agregan las espinacas preparadas a esta mezcla. Esta preparación se debe colocar dentro de la base de la tarta, y luego se cubre abundantemente con el queso manchego. Finalmente, se hornea a 180 grados centígrados, durante 40 minutos. Se saca del horno, se deja enfriar y se sirven las porciones.

Hojaldre a la mexicana

Esta es una exquisita receta tradicional de la cocina de México. Para su elaboración se requieren 400 gramos de pasta de hojaldre, 1 pechuga de pollo, ½ kilogramos de jitomates, 2 piezas de elote, 2 chiles poblanos, 2 tazas de harina, 3 huevos y sal y pimienta al gusto.

Para iniciar el proceso de elaboración del Hojaldre a la Mexicana se debe cortar el pollo en tiras muy delgadas y se deben freír. Se trituran los jitomates, se cuelan y se agregan al pollo. Se cocinan a fuego lento, hasta que la salsa se reduzca un poco. Se debe desgranar el elote y se adiciona al pollo. Se desvenan los chiles y se les quita la piel suavemente.

Se cortan en finas tiritas y se añaden al pollo. Se agregan san y pimienta al gusto.

Se estira la pasta de hojaldre fresca, con la ayuda de un poco de harina de trigo, hasta formar un rectángulo. Se coloca el relleno en la parte central, dejando un marco en las orillas. Se barniza con huevo el marco vacío y se dobla, de manera que quede un rectángulo (primero a lo ancho, y luego a lo largo) Después se barniza el resto del pollo.

Se hornea a 180 grados centígrados, durante 30 a 40 minutos. Se retira del horno y se deja que entibie, antes de servir las porciones.

Estas ricas recetas a base de hojaldre son un acompañante perfecto para platillos fuertes como los asado de res, de cordero, de pollo, de gallina, conejo o pavo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!