Se hace fácil, cómodo y sencillo mandar un wattsapp y cancelar una cita, terminar un noviazgo, renunciar a un trabajo o simplemente decirle a alguien que ya no deseas verle.

¿En dónde quedó el respeto por las personas, la caballerosidad, la hombría, el estilo y la dignidad humana?

¿Cuándo se perdió la oportunidad de darle las gracias personalmente a una persona por haber sido parte de tu vida?

Qué poco hombre es aquel que envía un mensaje por celular y termina la relación con una mujer cuyo único interés era estar a su lado.

Sin embargo, las mujeres aunque en menor cantidad, tampoco salen bien libradas de este mal.

Una acción de este tipo más que verse moderno o práctico, es más bien una falta completa de respeto y una muestra del poco valor que se tiene como personas y hacia las demás.

Esconderse tras la mascara de la Tecnología y las redes sociales no es de personas cultas e inteligentes sino de seres irracionales y despreciables.

Los problemas y las decisiones se enfrentan personalmente.

No enseñemos a nuestros hijo a huir de los problemas y a evitarlos enviando un simple wattsapp.

Aunque los presidentes cancelen sus encuentros vía twitter, no significa que es la mejor forma de actuar. ¡Por eso el mundo está tan mal!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!