A Mateo, quien ya espera ansioso el próximo asalto.

El lunes el país amaneció con una resaca: dolor de cabeza, molestias musculares, náuseas y un profundo hastío de levantarse y respirar. El motivo es muy claro: después de las elecciones para gobernador en tres Estados de la República, el PRI –dinosaurio más aterrador que cualquiera que haya imaginado Augusto Monterroso- permanece en el Estado de México. Una de las zonas más corruptas, violentas y llena de impunidad permanecerá sumergida en su pesadilla por seis años más.

El primero que se me viene a la mente es Mateo, veterinario, amante de la cerveza y lector maldito, quien además se ha dado a la muy dura tarea de ser mi padre durante los últimos 30 años.

Este antiapóstol malhablado que ha pensado y pasado la vida entera en rojo, tiene años soportando las traiciones y desesperanzas que le han provocado sus afiliaciones políticas. Sería un error decir que su vida -política- ha sido una pelea, tal vez lo más certero es decir que su vida ha sido un continuo soportar golpes, derrumbarse y volverse a levantar.

Si el resultado electoral fue un robo o una autoflagelación por parte de los mexiquenses no lo voy a discutir aquí; lo que realmente me gustaría saber es qué siente y qué planea esa gente que rechaza y vomita al partido vencedor, qué siente y qué planea toda esa gente que siempre han aullado y mordido contra la máquina que conserva el poder; qué piensan y qué sienten todos esos Mateos.

Muchos intentan liberarse del yugo a través de las redes sociales, denunciando con sus lenguas de fuego, con sus pequeñas balas desde sus pequeñas trincheras.

Vídeos destacados del día

Otros pocos, afortunados por distintas razones, ante el posible descenso a los infiernos del país -piensen aquí en el PRI ganando las elecciones presidenciales del próximo año-, planean la partida del país y apuntan a ciudades como Buenos Aires o Barcelona.

Yo podría decirles que la historia no se tiene que engullir tan fácilmente, que lo mínimo que tenemos que hacer por nuestro lastimado país es patalear, vociferar, sacudirnos; podría decirles que aquí nací y que aquí pienso morir, y que nunca he pensado en marcharme a otro país. Pero les estaría mintiendo.

Entonces, ¿qué es lo que debemos hacer? ¿Debemos dejar agonizar al país? ¿Debemos huir de la catástrofe y rezar, en voz baja, casi cuchicheando: “sálvese quien pueda”? ¿O escupiremos y blasfemaremos mientras se pueda? Ante tales disyuntivas, Leila Guerriero, periodista y maestra de la pluma, lanza una mordaz respuesta: “Dejar morir, o hacer alguna cosa. Mírense, lo que elijan será lo que son”. #EleccionesEDOMEX2017 #YaCholedelPRI