El reguetón ha provocado tantas discusiones acerca de sus contenido y aportación a la sociedad, que cualquier nota parece ya ser algo habitual. Y que quizá en esa primicia lleve la condena de un pseudo género, cuyo único objetivo pareciera ser la cosificación del sexo femenino. Entones, surge una mujer en la escena mostrándonos que aún hay cosas que ver dentro de este mundo del llamado movimiento urbano. Hablamos de Becky G y su polémico tema ‘Mayores’.

Ya habíamos escuchado esta canción en la radio, pero como es habitual, ante la prohibición fue que verdaderamente pusimos atención a la canción de la naciente sensación del controversial género.

La cuestión es...

que ante una presentación de Becky G en un reality show, y ante el contenido de la canción, se le pidió modificar la letra. Hablamos del fragmento de la canción en la que hace alusión a un falo, y el gusto de la intérprete porque no le quepan en la boca. Razón por la cual la cantante se mostró molesta por que según ella, de tratarse de ‘Maluma’ [VIDEO], Ozuna o Enrique Iglesias, cuyas canciones también tienen doble sentido, no les habrían pedido cambiar la letra. Aquí, toda la razón.

Es difícil entender cómo es la mujer la consumidora más asidua y mayoritaria de este tipo de música, gobernada por hombres; invitación para una reflexión mucho más profunda. Pero cuando la mujer es la protagonista de la mujer, el análisis en distinto. Primero, la letra de dicha canción es en primera persona, y eso establece una brecha importante.

Después podemos entender en el contenido de las letras que la mujer expresa su gusto por los hombres mayores. Esto, sin lugar a dudas debería ser lo alarmante del caso, particularmente en un país, en un continente, cuyos casos de acoso sexual y embarazos prematuros son altísimos. Sin embargo, los dueños de la “moral intachable”, prefieren censurar la expresión justa y digna de una mujer por tener un falo grande en la boca; sí, por escandaloso que suene. Incluso la canción como una expresión libre de su sexualidad debe ser aceptada como tal. El problema es el mensaje indirecto, el subtexto y el órgano rector que indica que a su pobre juicio es bueno y malo.

Hay que recordar que en países de primer mundo (con las implicaciones culturales que esta aseveración conlleva) que, en otros países de primer mundo, la edad para establecer relaciones de cualquier tipo es mayor o menos, es decir, que no depende de una edad cronológica, sino de la madurez cognitiva de la persona en cuestión, es decir, que tan consciente eres o no de establecer un vínculo con el otro, principalmente si este es mayor.

Ese juicio, es el que en un público que no entiende, primero que es denigrado con letras misóginas y machistas, no tiene. Peor aún, cuando es censurado es meter leña a la hoguera para que todos, ahora sí, vayan y escuchen, y pongan atención al contenido. Se convierte en una invitación casi del diablo.

Tomando en cuenta esto, debemos entender que si el género tiene tanto éxito es precisamente porque vivimos en una sociedad profundamente conservadora, donde el sexo visto desde este punto de vista vulgarizado, provoca morbo, y el morbo provoca rebeldía, la búsqueda del placer sexual como muestra de desfogue de una sociedad represiva.

Otro factor a considerar es que en este país el número de familias fracturadas

Donde el número de mujeres líderes de familias con padre ausente es igual de alto, por obviedad. Aquí habrá que releer a Sigmund Freud, para entender esto. De este modo, juntando todas las aristas de la canción es natural que sea un boom comercial, que actual mente cuenta con más de 600,000,000 de visitas en YouTube.

Como este hay muchos ejemplos, pero este por ser la voz de una mujer, debe ser mayormente atendido. El juicio es equivocado. Lo peligroso no es una mujer relatando sus placeres sexuales en primera persona, lo peligroso es una mujer promoviendo o frivolizando sobre la falta de carácter para entablar relaciones con otra persona.

Para nada es positiva la promoción de este tipo de canciones con letras tan irresponsables, pero incluso en medio del fango el juicio sigue incorrecto y segregador. #BeckyGCensura #BeckyGMayores #BeckyGPretty