Se dice que en una democracia sana los ciudadanos elijen a sus gobernantes, #México, a pesar de estar catalogado como un país democrático, no puede elegir libremente a los administradores del poder.

En las últimas semanas se ha avivado el debate con miras a las #elecciones del próximo año, en las que de acuerdo con el INE, se elegirán a más de 3000 candidatos a diversos puestos, incluidos Senadores, Diputados y Presidente. Las cúpulas políticas han comenzado a movilizarse para designar a sus aspirantes, principalmente a la presidencia de México.

En el escenario político ha surgido el llamado “Frente Ciudadano [VIDEO]”, que aparentemente es la unión de el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, en sus declaraciones han dicho que la coalición servirá para impedir que el PRI vuelva a ganar la presidencia del país, aunque también se sabe que uno de los objetivos es debilitar la muy largamente anunciada candidatura de Andrés Manuel López Obrador, quien se postula por tercera ocasión.

¿Elecciones libres o candidatos predeterminados?

¿En realidad estamos eligiendo a nuestros futuros gobernantes?, claramente la pelea por definir las candidaturas se está dando en un plano totalmente alejado de la realidad que vivimos la mayoría de los mexicanos, son las élites quienes están tomando las decisiones de acuerdo a su conveniencia e intereses, el resto de los ciudadanos difícilmente tenemos voz dentro de esos círculos tan exclusivos.

También han salido los candidatos independientes [VIDEO] que supuestamente están fuera de toda influencia partidaria, pero también tienen muchos intereses que dependen del actual sistema político y económico, por lo que sería muy ingenuo pensar que alguno de estos candidatos realmente quiera impulsar un cambio radical en la forma de administrar la riqueza de México.

¿Qué le queda por hacer al ciudadano ante la lucha de poder que protagonizan los dueños del capital y los caciques políticos? La respuesta es: organización. Por mucho tiempo ha quedado en evidencia la complicidad que existe entre los poderosos que controlan el rumbo del país, incluso de personas que en público son antagonistas pero que en lo privado son parte de la misma maquinaria que exprime al 99% del pueblo.

La única solución es la organización de las masas, no se puede esperar un cambio en las condiciones de vida de los mexicanos si los que llegan al poder son los miembros de las mismas familias poderosas que llevan décadas o siglos acumulando riquezas a costillas de los trabajadores explotados y engañados. En la medida que el mexicano se organice, más posibilidades hay de arrebatar el poder de las manos de nuestros queridos opresores, que aunque intentan mostrar una imagen más amigable, siempre manifestarán su vocación autoritaria, como lo pudimos evidenciar en la pasada elección por la gubernatura del Estado de México. #Política