2

Uno de los mayores riesgos y amenazas que se tienen al utilizar los transgénicos es la pérdida de la diversidad, es decir, que con el paso del tiempo se pueden llegar a perder las diferentes semillas de #maíz nativas que se tienen, dando lugar a una sola: la transgénica, ¿y las 59 razas y más de mil variedades de Maíz nativo que tenemos en México? . ¿no es necesario cuidar la inocuidad y alta calidad del maíz que se tiene y que además, es el alimento básico de la dieta de la mayoría de los mexicanos?

¿Qué son los transgénicos?

La semilla de Maíz #transgénico es aquella que se modificada genéticamente para que tenga la capacidad de adquirir y desarrollar características que no son propias de su naturaleza, estas características pueden obtenerse de otros organismos animales o vegetales, incluso de algunas bacterias.

Además de esta pérdida de la diversidad, otro gran problema es que el polen que producen las plantas transgénicas de maíz no sólo contaminan y debilitan las tierras en las que cae, si no que está matando a los insectos polinizadores, rompiendo así los ciclos de supervivencia naturales.

Negocio redondo; transnacionales al frente

Es importante mencionar que la producción de organismos genéticamente modificados, es una actividad desarrollada, principalmente por empresas transnacionales, a las que les interesa la generación de asombrosas ganancias con la menor cantidad de gastos posibles.

Las consecuencias de que estas grandes compañías como Monsanto se apoderen del patrimonio genético de la semilla mexicana, recaen principalmente en la baja del precio que el grano puede tener al existir la sobre producción, esto y la desvalorización que sufre el trabajo de quien cosecha.

Aunque aún no se ha comprobado en humanos, el Comité Científico de Caen en Francia, documentó la aparición de tumores cancerígenos en ratas, alimentadas con una de las variedades transgénicas producidas por #Monsanto.

Por otro lado hay que mencionar que las semillas que Monsanto [VIDEO] distribuye, contienen genes patentados por los que los agricultores deben pagar regalías cada que las siembran, en esta medida es importante mencionar que otra característica que desarrollan los transgénicos es poder recibir más cantidad de Glifosato, se trata de un herbicida que extrae los nutrientes vitales de las plantas, haciéndolas perder su valor nutricional, también daña fuertemente el suelo, y convenientemente es fabricado y vendido por las mismas grandes empresas que elaboran los transgénicos.

Se trata de un negocio redondo, puesto que las mismas empresas que ofrecen las semillas "fuertes y modificadas", ofrecen los agroquímicos que los agricultores requieren para el buen desarrollo de las plantas.

Hay que puntualizar que con el uso de transgénicos y después de bioquímicos cada vez más fuertes o en mayor cantidad, lo único que se logra es desquiciar el campo y los mercados de alimentos, por son secuencia el precio de los productos elaborados con maíz aumentará, habrá una mayor dependencia económica, una pérdida de soberanía y sobre todo una mayor concentración de la riqueza.

Si todo esto sucede aquí en México, pronto ya no podríamos tener tortillas azules, ni blancas, ni maíz pozolero, solo habría un tipo de semilla, que además tendríamos que comprar a empresas productoras a precios muy elevados.