Un año más que termina

El #2017 se ha caracterizado por ser un año que nos presento múltiples cambios tanto personales como a nuestro país.

Cada uno de nosotros tuvimos eventos que de alguna forma influirán en nuestro destino. Un gran romance, negocios exitosos, nueva escuela o trabajo, muerte y vida.

Para México este #2017 fue turbulento, sin embargo no se compara con lo que le tocará vivir el próximo año.

2017

Desde principios de año, a los mexicanos nos despertaron con las amenazas de un nuevo presidente norteamericano, Donald Trump, que no ha cesado de golpear a nuestro país ante el silencio incómodo del gobierno federal mexicano [VIDEO] que nunca alzó la voz para defender el orgullo nacional.

Amanecimos con un gasolinazo que ha afectado la economía de todas las familias al aumentar en una escala inflacionaria los productos y servicios que consumimos como luz, agua, gas, teléfono, etc…

Ante ello la amenaza de nuestro presidente quién nos advirtió que de no aceptarlo, nos quitaría los servicios de salud y programas sociales a todos los mexicanos.

En este año que termina, se ha descarado el nivel de corrupción que existe en nuestro país al presentarse sucesos como el socavón de Morelos, la gran estafa [VIDEO], el derrumbe de edificios y la escuela Rébsamen con el terremoto del 19 de septiembre, la captura de Tomás Yarrington y Javier Duarte quien su esposa tranquilamente tomó un avión para Londres y hoy tiene la desfachatez de reclamar lo robado, hechos que no solo generan vergüenza, coraje e indignación, sino que demuestran la ingobernabilidad que estamos viviendo como nación.

En 2017, México fue catalogado como uno de los países con mayor impunidad y ha sido declarado el año más violento de nuestra historia.

Incremento en robos, secuestros, feminicidios, desapariciones de personas y asesinatos de periodistas, son tan solo algunos de los resultados que nos han dejado los diferentes gobiernos desde el federal, pasando por los estatales y municipales, sin olvidar las delegaciones de la CDMX.

2018

Cómo quisiéramos escribir en estas líneas que el próximo año que se avecina, viene cargado de nuevos proyectos, luz y esperanza, pero –y aquí el clásico pero- no podemos mentir ni predecir el futuro, sin embargo sí es posible en base a un análisis de sucesos, comentar algunos hechos que nos mantendrán ocupados y que llamarán nuestra atención.

La reciente Reforma Fiscal que ha declarado el gobierno norteamericano, traerá como consecuencia que muchas empresas transnacionales cambien su domicilio fiscal a Estados Unidos, propiciando con ello menor recaudación de impuestos de impuestos a nuestro país y como este gobierno nunca pierde, adivine ¿Qué va a pasar? ¡Exacto! Sufriremos una escalada de aumentos en costos y servicios, así como pérdida de empleos.

Se avecinan las elecciones más complejas de la historia de múltiples posiciones a nivel nacional, siendo la de presidente de la República la que más llama la atención.

El alto nivel de ofensas, guerra sucia y noticias falsas opacarán las nulas propuestas de los candidatos.

Ninguno de los contendientes tiene la calidad suficiente para dirigir los destinos de este país, ni para cambiar el deterioro social en el que vivimos.

El próximo presidente de México deberá tener como reto mejorar el nivel de vida de los mexicanos dando prioridad a los más de 50 millones que viven en pobreza extrema, dar certeza jurídica, estabilidad económica y fortalecer un estado de derecho que garantice los derechos humanos y la seguridad de la población.

El #2018 se presenta difícil, pero como a mitad del año juega México en el Mundial de Rusia, seguramente se nos olvidarán todos los males y ejerceremos nuestro voto sin analizar ni conocer propuestas –es que existen- de los candidatos, tan solo daremos nuestro voto por el aquel que más vimos en los miles de minutos de propaganda política que nos bombardearán, por el que nos ofreció perdón a todos nuestros males, por el que habla tres idiomas o por el que con una sonrisa, pretende borrar este 2017 que termina.